Alfonso Santiago, concejal de Vícar. / R. I.

Alfonso Santiago: «He repuesto todo, ¿qué más quieren?«

El concejal de Vícar tacha de «vergonzoso» el trato recibido por Vox y asegura que nadie le ha llamado ni de Almería ni de Madrid: «Lo único que les importa es que Abascal sea presidente»

Alicia Amate
ALICIA AMATE Almería

El exportavoz de Vox en Vícar, Alfonso Santiago, ya edil no adscrito en la corporación municipal, ha devuelto a las cuentas del Grupo Municipal de Vox «alrededor de 20.000 euros», según aseguraron fuentes del partido de Santiago Abascal en la provincia. Una cifra que coincide, aproximadamente, con el montante que se atribuye que habría gastado durante los años que ha estado al frente de la formación en el consistorio vicario.

Un pago (aunque sin cifra exacta) que confirmó ayer el propio Santiago, quien definió a IDEAL como «vergonzoso» lo que está ocurriendo con Vox Vícar, un partido «que pierde afiliados», aseveró. «He repuesto todo, ¿qué más quieren? (...) Que me digan qué concejal, qué diputado ha devuelto todo a la mínima duda. He pagado de mi bolsillo hasta las flores para un funeral de un concejal», afirmó el edil no adscrito del Ayuntamiento de Vícar, quien sigue defendiendo que no hay «nada ilegal» en su forma de actuar.

«Ahí (en la cuenta del Grupo Municipal) solo hay cosas del trabajo, que no me he perdido ni una manifestación, ni una. No me he perdido ni un evento, no me he perdido ni una formación, ni presencial ni telemática y los demás pasaban», declaró sobre los cargos realizados, que remarca que son, en su mayoría, «gastos de gasolina y viajes». «No hay 600 euros en cenas ni en puticlubs», sentenció.

Criticó a Vox por la fuga de concejales que experimenta desde las pasadas elecciones municipales, algo que, dijo, se debe a que «no les importa» lo local porque «el único objetivo es que Abascal sea presidente». Además, lamentó que él es «el único concejal al que han pedido cuentas en Almería» y, sin embargo, «nadie» le ha contactado desde Vox, que tachó de «juego de tronos barato».

Alfonso Santiago no es el primer edil de Vox en Vícar que pasa a no adscrito. Antes lo hizo Rafael Ruda por lo que únicamente quedaría Alejandra Ceballos. «He sacado nueve de cada diez iniciativas en un ayuntamiento socialista. Yo lo he dado todo por Vox Vícar y ahora lo único que pueden vender es mi trabajo», concluyó el concejal vicario.

Temas

Vox, Vícar