Cajamar sigue reforzando su peso en el sector agroalimentario

El presidente de Cajamar, Eduardo Baamonde, empezó su discurso recordando al desaparecido Juan del Águila. /DAVID VALDIVIA
El presidente de Cajamar, Eduardo Baamonde, empezó su discurso recordando al desaparecido Juan del Águila. / DAVID VALDIVIA

Unos 250 delegados, representando a casi 1,4 millones de clientes, aprobaron las cuentas de 2018 en una asamblea celebrada en La Envía

JULIO VALDIVIA VÍCAR

La Asamblea General de Cajamar, celebrada este jueves por la mañana, puso en evidencia el buen momento que vive el grupo, pese a la desaceleración económica que ya se empezó a notar el año pasado y la incertidumbre actual, según advirtió el presidente de la entidad, Eduardo Baamonde. Con números en positivo en prácticamente todos los parámetros en el ejercicio de 2018, la entidad reforzó su apuesta por la economía productiva y sostenible, especialmente en el sector agroalimentario, en el que ya es un referente nacional.

Baamonde comenzó su intervención recordando al recientemente desaparecido Juan del Águila, y mencionando una de las frases que más usaba, «no hemos hecho más que empezar», aseguró que «nos quedan muchas cosas por hacer».

El presidente de la entidad mostró su compromiso por «seguir avanzando en la expansión y el fortalecimiento de nuestra entidad» y pese a un contexto cada vez más incierto «hemos conseguido mejorar nuestra solvencia, disminuido nuestro activo irregular, hemos incrementado nuestra inversión crediticia sana, así como los recursos gestionados».

El presidente de la entidad dio algunos datos sobre las cifras conseguidas el año pasado, como el incremento conseguido en el crédito sano minorista de un 4,1 por ciento y un 6,6 de la inversión concedida. En este campo hay que resaltar que el 87 por ciento de esta nueva financiación se destinó a empresas y el sector agroalimentario, parámetros ambos que crecieron con respecto al anterior ejercicio.

En 2018 la entidad consiguió continuar avanzando en la reducción del activo irregular, que sigue siendo una de sus prioridades. Concretamente estos activos dudosos de inversión crediticia se redujeron en un 26,8 por ciento, lo que a su vez también ha permitido bajar la tasa de morosidad en casi 3 puntos porcentuales.

Baamonde concluyó su discurso asegurando que «hemos construido una cuenta de resultados sólida y sostenible, gracias a un modelo de negocio responsable y especializado, que no solo atiende las necesidades de financiación, ahorro e inversión de nuestros clientes, sino que genera los recursos necesarios para seguir cumpliendo con nuestra misión como banca cooperativa de referencia en España, lo que pone de manifiesto nuestra capacidad de adaptación a un mercado y a un entorno complejo y extremadamente competitivo».

También dio detalles de la cuenta anual el director general, tanto del conjunto del Grupo, en el que participan 19 entidades financieras, como de Cajamar individualmente. Francisco González resaltó que se han cumplido todos los objetivos propuestos en cuanto a captación de recursos, saneamiento del balance, gestión del activo irregular, mejora de la eficiencia operativa e impulso de la multicanalidad.

La cuenta de resultados individual de Cajamar, gracias al empuje del negocio, eleva todos los márgenes respecto al año anterior, con un crecimiento del resultado neto del 29,9 por ciento, gracias al aumento de los ingresos recurrentes, la optimización de los gastos de explotación y la mejora de la eficiencia.

El margen de intereses inicia una nueva senda de crecimiento interanual hasta los 465,6 millones, un 3,6 % más, inducido por el aumento de la inversión crediticia bruta y el ahorro de costes financieros. Por otro lado, la combinación del incremento de los ingresos brutos con el control exhaustivo del gasto derivado de la implantación de nuevos sistemas de optimización de costes, ha facilitado que el margen bruto aporte a la cuenta de resultados 654,6 millones de euros, siendo de destacar el descenso de los gastos de explotación del 7,1 % que contribuye a una mejora de 7,4 puntos en la eficiencia.

Tras provisiones e impuestos, el resultado neto del ejercicio individual de Cajamar asciende a 65,5 millones de euros, 15 millones más que el ejercicio precedente, lo que fortalece los recursos propios de la entidad, garantiza la retribución a los socios y aumenta la contribución al Fondo de Formación y Promoción Cooperativa.

Fondo de Educación y Promoción

Cajamar destinará 5,3 millones de euros al Fondo de Educación y Promoción, de los que 3,5 millones corresponden a la dotación obligatoria, otros 984.000 euros a la voluntaria. La mayor parte de ese dinero se destinará a apoyar la economía agroalimentaria, mientras que también habrá aportaciones para acciones culturales y proyectos locales. El presidente de la entidad, Eduardo Baamonde, destacó que el 70 por ciento de ese dinero se destina a transferencia de conocimiento, resaltando las dos estaciones experimentales que Cajamar tiene, Las Palmerillas y Paiporta. También se llevan a cabo numerosas acciones de formación, sobre todo de mejora de la gestión y gobernanza de las empresas, y participan en diversas publicaciones especializadas en el sector agroalimentario. Otra de las líneas de este Fondo son los acuerdos y convenios con universidades y centros tecnológicos, mencionando especialmente la creación de una incubadora de alta tecnología en el uso de la gestión sostenible del agua, de reciente creación y fundamental para la agricultura.

6.000 nuevos socios

En 2018 se incorporaron a la cooperativa de crédito 6.074 nuevos socios, con lo que Cajamar cuenta con el apoyo y la confianza de 1.331.255 socios, cuyo capital social aportado asciende a 2.639 millones de euros, tras un incremento del 6,5 por ciento en 2018. En cuanto al número de clientes, la entidad cerró 2018 con 3,4 millones, casi la mitad de los cuáles son clientes digitales, lo que ha puesto un crecimiento en este terreno de más de un 11 por ciento.

El año pasado también creció el número de oficinas, pese a un momento en el que éstas se están reduciendo, concretamente se abrieron cuatro nuevas oficinas, elevando el número total hasta las 949 atendidas por 4.295 empleados, mientras que se cerró el año con 88 agencias financieras y con cuatro vehículos para la red de oficinas itinerantes que atienen a 33 poblaciones de pequeño tamaño.

Según González, los resultados obtenidos cumplen, e incluso superan, las previsiones contempladas en el Plan Estratégico 2018-2020: «Seguimos construyendo una entidad cada día mejor y más fuerte, reafirmada en los valores de la banca cooperativa y avanzada en innovación tecnológica, calidad en el servicio y experiencia de cliente; una entidad que está implementando un nuevo modelo de asesoramiento y atención comercial, tanto en la red de oficinas como a través de los canales digitales; que cuenta con un equipo profesional competente, en continua formación y actualización; y que está siendo reconocida globalmente por nuestra responsabilidad social y acciones a favor de la sostenibilidad y la igualdad, y prácticas de reporte y transparencia».

Tras repasar los datos del ejercicio pasado, los 250 delegados asistentes a la asamblea, en representación a los casi 1,4 millones de socios de Cajamar, apoyaron, sin ninguna objeción, el informe de gestión y cuentas anuales individuales, así como a la distribución de excedentes disponibles y las líneas básicas sobre destino y aplicación del Fondo de Educación y Promoción.

También se aprobaron otras propuestas del Consejo Rector, como la modificación del Contrato Regulador del Grupo Cooperativo Cajamar y de los Estatutos Sociales para su adaptación al nuevo marco de resolución europeo y adecuación a requerimientos supervisores.

La asamblea se celebró, como en otras ocasiones anteriores, en el Envía Hotel Wellness & Golf de La Envía, en Vícar.

Líderes en el sector agro, con una cuota de mercado del 14%

Los buenos resultados de la entidad en 2018, han mejorado la cuota de mercado de Cajamar a nivel nacional, según destacó su presidente, Eduardo Baamonde, en el acto de ayer citando datos del Banco de España a fecha de junio de 2018. Destacan especialmente las cifras relativas al sector agroalimentario, donde se alcanzó un 14,05% de cuota, siendo líderes en este campo. En depósitos, Cajamar cuenta con un 2,23% de cuota, elevando su fuerza al 2,77% en lo que se refiere a inversión crediticia. Ello permite a la entidad situarse en el undécimo puesto en volumen de negocio y en el octavo en cuanto a margen bruto.