Un caso de violencia de género descubre un arsenal de armas en Roquetas de Mar

Alicia Amate
ALICIA AMATEAlmería

La denuncia de una mujer en dependencias de la Guardia Civil motivaron al apertura de una investigación sobre un posible caso de violencia de género en el que el autor sería M. M., de 51 años de edad y vecino de Roquetas de Mar. Fueron las «amenazas de muerte» recibidas «en presencia de testigos mientras dejaba a su hija en el colegio» las que motivaron que la víctima decidiera denunciar estos hechos.

Según su propio relato, no fueron un caso aislado sino que dichas amenazas «se han producido en reiteradas ocasiones», incluso, «usando para intimidarla una pistola que (el agresor) suele portar consigo o en su vehículo», han indicado fuentes del Instituto Armado.

Como resultado de la investigación en torno a la llamada 'Operación Ascún', la benemérita ha detenido a este vecino de Roquetas de Mar no solo por el delito de violencia de género sino también por otro de tenencia ilícita de armas.

Para dar con él, dado su «perfil violento» así como «el riesgo de que pueda poseer armas y llegar a usarlas», los agentes diseñaron un dispositivo destinado, por un lado, a la protección de la víctima y, por otro, a localizar a M. M., recabando numerosa información sobre los lugares que frecuenta y obteniendo las autorizaciones judiciales para efectuar los registros pertinentes.

Así, durante la operación, agentes uniformados y de paisano logran localizarlo y detenerlo cuando pretendía acceder al estacionamiento de un supermercado de la localidad de Roquetas de Mar, trasladándolo a dependencias del acuartelamiento de la localidad para continuar con la investigación.

Tras su arresto, comprobaron que al detenido le constan numerosos antecedentes por hechos violentos, tenencia ilícita de armas y por la comisión de un robo con violencia en una vivienda habitada en la localidad de Castalla (Alicante), en la que junto a otras dos personas amordazaron a las víctimas y empleando un arma de fuego golpea en la cabeza a una de ellas. De este robo lograron sustraer dinero, joyas y cuatro armas largas de fuego.

El siguiente paso, por lo tanto, era localizar las armas usadas por el detenido. Tras una «intensa y minuciosa investigación», lograron localizarlas en un falso suelo y un doble techo de un pub del municipio roquetero.

Allí, agentes de la Guardia Civil hallaron un rifle-arma larga de fuego modificada con cargador municionado y que tiene el número de serie borrado-limado, un silenciador, rotativo policial, dos 'walkie talkies', una pistola de aire comprimido, una navaja plateada, una funda de pistola de riñonera de color marrón, una culata de un arma larga, dos cinturones de cazador municionado, así como una cantidad importante de cartuchería metálica de diversos calibres entre ellos 22, 7,62, y 9 milímetros Parabellum.

Por tales hechos, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Roquetas de Mar acordó el ingreso en prisión sin fianza, siéndole imputados los delitos de amenazas en el ámbito de la violencia sobre la mujer, tenencia ilícita de armas y un delito de coacciones (acoso).