Pepe Montoya abandonó el Pleno después de que Amat, con el respaldo del secretario, le impidiese intervenir.

El veto de Amat a las intervenciones del ex portavoz de Cs embarra el Pleno de Roquetas

Pepe Montoya acabó abandonando la sesión después de que el alcalde le negara la intervención por su nueva condición de no adscrito

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

El Pleno del Ayuntamiento de Roquetas de Mar celebrado este viernes empezó con una fuerte polémica, y puede que acabe en los tribunales, tras el giro dado por el alcalde, Gabriel Amat, que hasta ahora ha mostrado manga ancha con las intervenciones de los concejales no adscritos, pero que en esta ocasión negó a Pepe Montoya, ex portavoz de Ciudadanos, la posibilidad de intervenir en los debates.

Montoya abandonó airado el salón de plenos tras un tenso debate con el alcalde y el secretario, que respaldó la decisión del primer edil. A la salida, aseguró a IDEAL que «haré lo que tenga que hacer para defender mis derechos» y amenazó con llevar el asunto a los tribunales.

La polémica estalló cuando el alcalde negó la palabra a Montoya, que minutos antes había oficializado su salida del grupo de Ciudadanos y su paso a la condición de no adscrito. El alcalde aseguró que en el Pleno los concejales no adscritos solo pueden intervenir si algo les afecta directamente, pero no en los debates, algo que fue respaldado por el secretario municipal.

Secretario y alcalde coincidieron en señalar que las sesiones pueden ser interminables si intervienen tantos concejales tránsfugas como tiene el Ayuntamiento de Roquetas de Mar. «Lo que no podemos es abrir los debates a toda la Corporación porque entonces no terminamos nunca», dijo el secretario municipal. Pero tanto Montoya como otros concejales de la oposición recordaron las facilidades que se dieron hasta ahora a estos ediles para intervenir en los plenos sin ninguna restricción.

Concretamente, el portavoz socialista, Manolo García recordó el caso de la concejal tránsfuga del PSOE en el anterior mandato, María José López, que intervenía de forma habitual en todos los debates, casi siempre para cargar contra sus antiguos compañeros de partido, sin que el alcalde lo impidiera. El portavoz socialista se preguntó si ha habido un cambio normativo que justifique este giro. También Montoya se refirió a lo ocurrido en otras ocasiones. De hecho, minutos antes, cuando se dio cuenta de su salida del grupo municipal de Ciudadanos, el alcalde sí permitió que interviniera la otra tránsfuga de la formación naranja, Lourdes García Garzón, según justificó posteriormente el alcalde, porque estaba directamente afectada por los cambios en el que fuera su partido.

Montoya intentó poco después que el secretario leyera en voz alta sentencias del Tribunal Constitucional que avalan los derechos de los no adscritos, alguna de ellas recogida por el mismo secretario en 2017 cuando sí amparó los derechos de María José López para participar y para mantener el sueldo como concejal liberada que tenía con el PSOE.

Tanto el alcalde como el secretario invitaron a Montoya a presentar un recurso contra la decisión de vetar su participación, y Amat, cuando desde el PSOE se volvió a afear su actitud, acabó diciendo que «si el alcalde está equivocado le pedirá disculpas a Pepe Montoya».

Accidentada retransmisión del Pleno

Las retransmisiones de los plenos en Roquetas tienen crecientes problemas técnicos para poder ser seguidas. A los zumbidos habituales y la falta de información sobre las votaciones, se suman los cada vez más frecuentes los cortes y microcortes, que impidieron seguir gran parte de las intervenciones en directo.

Momentos antes la antigua compañera de Montoya, Lourdes García, intervino para denunciar las «lecciones de moral» que dio en su día el ahora ex portavoz de Ciudadanos cuando ella abandonó las filas del partido, y le invitó a ser «coherente» y dejar el acta, tal y como él pidió entonces a la edil. Montoya respondió criticando su falta de trabajo en estos casi tres años de legislatura, por el que cobra 56.000 euros anuales y le acusó de «solo levantar la mano para votar al PP».

IUTDEQ

Reproches e indirectas se vivieron también en la dación de cuentas de la renuncia al acta de concejal de Toñi Fernández, que abandona la política tras casi siete años como edil, primero por Tú Decides y en el actual mandato como concejal de la coalición Izquierda Unida-Tú Decides-Equo. Fernández agradeció el apoyo de los votantes y resaltó las «buenas experiencias» que se lleva tras su paso por la política municipal, prefiriendo olvidar las malas. «Vuelvo donde siempre he estado, a ejercer los cuidados de forma profesional», dijo en referencia a su profesión de enfermera.

La ya ex edil, que será sustituida por Sensi Marcos, pidió que a partir de ahora las posturas del grupo que abandonó no se relacionen con Tú Decides y Equo, algo que ya ha solicitado el portavoz del grupo, Juan Pablo Yakubiuk, pidiendo su cambio de nombre para ser únicamente Izquierda Unida. Un cambio que se encontró con las reticencias del PP, que dudó de su legalidad.

Por último, el Pleno también dio cuenta del cese de los asesores de IUTDEQ y Vox.