Una veintena de voluntarios declara la guerra a las artes de pesca abandonadas o perdidas

Una veintena de voluntarios declara la guerra a las artes de pesca abandonadas o perdidas

Aseguran que provocan un enorme daño ambiental y que en la zona de los acantilados de Aguadulce hay un gran número de ellas

J. VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

Hace unos días se celebró en Aguadulce una jornada de limpieza de fondos diferente a todas las realizadas hasta el momento. Se trata de la retirada de las llamadas 'artes de pesca fantasma», que se llevó a cabo con la organización de la Escuela de Buceo Aquatours, con la colaboración del Aquarium Costa de Almería y gracias al patrocinio de GGN Acuicultura Certificada.

En la iniciativa se contó con la participación de una veintena de voluntarios de Roquetas de Mar, Granada y Málaga, que retiraron gran cantidad de estas 'artes de pesca fantasma' en el fondo submarino de la zona de los acantilados de la Sierra de Gádor. Este tipo de artes se llaman así porque se trata de redes, trampas, nasas, plomos, hilos de pesca, anzuelos, que han sido abandonados, descartados o perdidos y que por diferentes razones acaban en el fondo submarino o flotando a la deriva.

En total, se retiraron del fondo submarino, unas 15 nasas, dos grandes paños de red, más de 300 metros de cuerdas e hilos de pesca, 33 plomos, varios anzuelos y señuelos.

Según señalan los organizadores de la Escuela de Buceo Aquatours Almería, «estas artes de pesca fantasmas provocan grandes problemas al medio marino, ya que una vez en el fondo y cuando el pescador ya no puede recuperarlas, siguen pescando, es decir que por muchos años, pueden seguir muriendo especies animales que quedan atrapas en ellas sin necesidad».

Así, estos artilugios abandonados alteran el fondo submarino donde habitan cientos de especies. Los hilos de pesca, por ejemplo, se enredan en las gorgonias (corales blandos), algas, ascidias, hidrozoos y otros seres vivos, cortándolos o arrancándolos del fondo, mientras que las nasas y trampas siguen pescando un pez tras otro, sin que nadie utilice esas capturas y las redes asfixian a la fauna y la flora, y en ellas también se enredan peces y otros animales.

«Los datos a nivel mundial de la sobrepesca no tienen en cuenta todas estas capturas fantasma y se cree que estas están aumentando sensiblemente el problema de las sobrepesca», señalaron desde Aquatours.

Por otro lado las redes, cuerdas o hilos que quedan flotando, son de algún tipo de plástico que poco a poco se va degradando y contaminando el mar. Además, aves, tortugas, grandes peces o mamíferos marinos como delfines o ballenas quedan atrapadas en estas marañas de hilos y terminan muriendo.

De hecho, aseguran que al retirarlas del fondo, «el resultado es inmediato, ya que se detiene esta acción permanente de pesca de especies tanto objetivo como no objetivo», indicaron al respecto.

En general, las redes de enmalle, las nasas y trampas son las que más intervienen en la 'pesca fantasma'. Se estima que existen en el mar unos 640.000 toneladas de este tipo de artes de pesca.

La campaña se organizó coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Vida Silvestre y la organización espera poder volver a repetir esta jornada de acción y concienciación, ya que en los fondos de la Sierra de Gádor siguen quedando varias líneas de nasas, cuerdas y una gran cantidad de hilos de pesca y plomadas.