Amalia López Yélamos tomó posesión como concejal del PP. / R. I.

El PP saca adelante la supresión de cargas a los promotores con la oposición de PSOE e IU

La medida persigue incentivar la actividad urbanística, paralizada desde hace años, algo que PSOE e IU atribuyen a la pérdida de atractivo de la ciudad

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

El Pleno del Ayuntamiento de Roquetas de Mar aprobó este lunes la propuesta del PP para suprimir cargas a los promotores por el desarrollo de suelo urbano y urbanizable. Fue el punto más debatido de la sesión, que como adelantó IDEAL, implicará la pérdida de casi 300 millones de euros en ingresos para el municipio si se desarrollara todo el suelo previsto en el PGOU vigente, según un estudio encargado a expertos de la UAL.

El PP justificó la iniciativa asegurando que se trata de cargas suplementarias que los municipios pueden suprimir por decisión propia. Con la medida se persigue incentivar el desarrollo urbanístico, ya que primero la crisis tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, después de la pandemia y ahora la incertidumbre provocada por la guerra de Ucrania y la inflación, están paralizando el desarrollo urbanístico de la ciudad. Así lo aseguró el concejal de Agenda Urbana, José Luis Llamas, que explicó que desde la aprobación del PGOU el Consistorio no ha recibido ningún ingreso por este concepto al no haber proyectos nuevos.

Llamas también se refirió al informe de los expertos de la UAL en el que se consideran estas cargas «desproporcionadas» al existir una gran diferencia entre los precios medios de los suelos dependiendo de la ubicación, un informe que como desveló ayer IDEAL plantea la conveniencia de buscar alternativas al actual planteamiento. La alternativa para el equipo de Gobierno es la supresión total de estas cargas, atendiendo a las demandas de las organizaciones empresariales y de promotores.

La medida fue criticada por la oposición, concretamente por los partidos de izquierdas, ya que el resto evitaron entrar en el debate y votaron a favor. El PSOE aseguró que la propuesta únicamente persigue mejorar la rentabilidad económica de los promotores, lo que «beneficia a unos pocos», en palabras de su portavoz, Manolo García, que explicó que esas cargas suponen 30 euros por metro cuadrado en el suelo urbano y 60 en el caso del urbanizable.

García recordó las «barbaridades» urbanísticas cometidas durante la burbuja inmobiliaria en Roquetas de Mar, un tiempo en el que «se permitió de todo» a los promotores, como fragmentar suelo de equipamiento y zonas verdes hasta hacerlo inservible, diseñar calles estrellas, o ubicar las parcelas de equipamiento en los peores lugares. «De aquellos polvos, estos lodos», dijo García, que consideró que la falta de actividad inmobiliaria en Roquetas, comparada con otros municipios como la capital, se debe a la pérdida de atractivo como consecuencia del mal diseño de la ciudad en aquellos años.

El portavoz socialista citó informes de técnicos municipales sobre la supresión de los impuestos, en los que se defiende buscar alternativas, como reducir las cargas o delimitarlas según zonas pero «sin renunciar a estos ingresos», que solo en el desarrollo del Z-SAL de Las Salinas, implicarían perder 42 millones de euros para las arcas municipales.

También IU se mostró muy crítica con la medida, apuntando igualmente a la pérdida de atractivo de Roquetas para los promotores como causa de la parálisis actual, que contrasta con la gran actividad que se registra en Almerimar o la capital. Sensi Marcos denunció la existencia de un gran stock de viviendas sin vender en Roquetas y censuró que el PP solo busque «maximizar» el beneficio de los promotores.

En la sesión tomó posesión como nueva concejal del PP Amalia López Yélamos, que sustituirá al dimitido Francisco Gutiérrez. La nueva edil asumirá las competencias de Comercio, Pymes y Mercadillos.