Roquetas sigue sin punto limpio, ni puntos móviles para facilitar el reciclado

Punto limpio de Linares, en Jaén. /ENRIQUE
Punto limpio de Linares, en Jaén. / ENRIQUE

El Consistorio lleva más de una década dando vueltas al asunto, siendo el municipio más grande de Andalucía sin esta instalación

El municipio de Roquetas de Mar sigue siendo el más grande de Andalucía sin un punto limpio y sin otras medidas que faciliten el reciclado de una larga lista de productos. Un año después de que se adjudicara el servicio de recogida de basuras y limpieza viaria, cuyo contrato incluía la apertura de un punto limpio y dos puntos móviles para cubrir esta deficiencia, poco se ha avanzado.

Por el momento solo se sabe que ya se dispone de proyecto y que la intención es acondicionar el punto limpio en Cortijos de Marín, en una zona en la que se ubicará también la nave municipal y otras instalaciones de la empresa de limpieza.

El acondicionamiento de un punto limpio requiere una inversión pequeña, si se tiene en cuenta que este tipo de instalaciones suelen estar al aire libre únicamente necesitan acondicionar diferentes espacios en los que los vecinos puedan dejar los residuos, en función del tipo del que se trate, y que posteriormente puedan ser trasladados por la empresa o entidad gestora a los organismos de tratamiento de esos residuos que corresponda.

Pese a esa relativamente fácil infraestructura, el municipio hace años que tiene el triste honor de ser el más grande de Andalucía sin esta instalación, que el actual equipo de Gobierno ha ignorado hasta ahora. Una carencia que supone también incumplir el Plan Director Territorial de Residuos no Peligrosos de Andalucía, que desde 2010 obliga a contar con uno. Y todo pese a que desde ese mismo año 2010 hay aprobada una moción presentada por el PSOE y aprobada por unanimidad en el Pleno, para la instalación de un punto limpio.

El Consistorio, que suele ser rápido a la comprar o expropiar los terrenos que necesita para otros servicios, lleva casi una década dando vueltas a los terrenos para el punto limpio, o al menos esa fue la excusa que se dio al Defensor del Pueblo Andaluz cuando éste le pidió explicaciones por esta carencia.

El equipo de Gobierno tampoco se tomo muy seriamente los requerimientos del Defensor del Pueblo, teniendo en cuenta que fueron varios los toques de atención que éste le dio por no responder a sus preguntas, como ya informó IDEAL en su día. Este organismo abrió expediente en 2014 a raíz precisamente de una publicación de IDEAL que denunciaba que Roquetas era el municipio más grande de Andalucía sin esta instalación. El Consistorio tardó ocho meses en responder a su primera pregunta, con una respuesta «escueta», según destacó el propio Defensor, en la que se comprometía a abrir el punto limpio en 2015. Ante el incumplimiento de la fecha, el Defensor tuvo que volver a preguntar al Ayuntamiento hasta en tres ocasiones por escrito y una cuarta por teléfono, sin que se diera respuesta a sus preguntas.

Tras un último toque de atención en el que el Defensor del Pueblo Andaluz recordó al Ayuntamiento su obligación de colaborar con esta oficina de defensa de los ciudadanos, finalmente el Consistorio zanjó la cuestión en 2016 asegurando que el punto limpio y su gestión se incluiría en el pliego de condiciones del contrato de basuras.

Ahora, tres años después de ese compromiso, sigue sin tenerse información clara sobre la fecha de apertura del punto limpio de Roquetas, como tampoco se sabe cuándo podrán verse por las calles los puntos móviles, un servicio todavía más sencillo de implantar ya que únicamente requiere su compra, sobre los que lleva hablando el equipo de Gobierno desde hace más de una década.

Numerosos productos no pueden ser reciclados ahora

La carencia de punto limpio en el municipio es objetivo de críticas y debates en el municipio desde hace ya más de una década. En el Pleno han sido varios los ruegos e iniciativas sobre su creación y en varios debates el alcalde, Gabriel Amat, ha mostrado un gran desconocimiento sobre el uso de este tipo de instalaciones, confundiendo el punto limpio con el servicio de recogida de enseres y podas que sí tiene la empresa concesionaria previa llamada telefónica.

Además de la recogida de electrodomésticos de grandes dimensiones y restos de poda, que se ofrecen ahora previo aviso, hay una larga lista de productos que no se deben depositar en los sistemas de contenedores actuales y cuya planificación actual no deja a los roqueteros más opción que usar los contenedores normales, buscar algunas tiendas que en ocasiones tienen un servicio de recogida de determinados productos o bien trasladarse a otro municipio para depositar estos productos correctamente.

Así, en un punto limpio deben existir depósitos o lugares en los que además de los residuos orgánicos, de papel, envases y cristal, se puedan llevar otros residuos como teléfonos móviles, aparatos electrónicos, cables, aceites de automoción, pinturas, barnices, lámparas fluorescentes, escombros, maderas, colchones, neumáticos o medicamentos.

Por otro lado, hay que recordar que mientras en otras ciudades se están implementando ya contenedores de color marrón para restos orgánicos, en Roquetas se desaprovechó la ocasión con el nuevo contrato para planificar su incorporación, pese a las reiteradas peticiones de formaciones como Ciudadanos.