IU reclama una partida en los presupuestos para restaurar los acantilados de Aguadulce

IU reclama una partida en los presupuestos para restaurar los acantilados de Aguadulce

La formación recuerda que los promotores están obligados a restituir la zona y el Consistorio puede conseguir la titularidad del terreno con la Ley de Edificabilidad

J. VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

Izquierda Unida anunció este fin de semana que llevará al Pleno de presupuestos previsto para este lunes a partir de las nueve de la mañana, una propuesta para incluir una partida destinada a la restauración de los acantilados de Aguadulce, destrozados a la entrada de este núcleo roquetero ante unos planes urbanísticos apoyados por el equipo de Gobierno, que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía acabó anulando en los tribunales.

La formación propone la creación de un parque-mirador en esta parte de Aguadulce, en un proyecto que incluiría cubrir con taludes vegetales los cortes realizados en su día sobre la roca que se hicieron para construir cientos de viviendas, así como el acondicionamiento de zonas verdes para el disfrute de los vecinos. Se propone usar un 'relleno' a modo de bancales o terrazas horizontales, con las convenientes rampas de acceso y ajardinamiento, para que el lugar para ser disfrutado por los ciudadanos de Aguadulce «para ir a pasear, hacer deporte o admirar las impresionantes vistas que desde la zona se tiene sobre Cabo de Gata y la Bahía de Almería».

El arreglo debería incluir una partida presupuestaria para ello, pero IU propone incluir igualmente una partida de ingresos, de forma que este proyecto no suponga coste para los vecinos. En concreto, desde la formación de izquierdas se recuerda que los promotores «están obligados a restituir la zona» y que los terrenos afectados «se conseguirán por el incumplimiento de la Ley de Edificación, que permite recuperarlos si tras 8 años no se ha realizado la obra». La formación recuerda, igualmente, que sobre el proyecto hay una sentencia del TSJA «sobre la que no cabe recurso alguno».

La concejal de IU, Sensi Marcos, recordó que el proyecto paralizado por el TSJA en 2014, incluía la construcción de 440 viviendas, sótanos, garajes y locales comerciales, en el tramo de avenida Carlos III hasta la calle Candanchú. Aquel proyecto generó una enorme controversia vecinal, llegando a constituirse una plataforma con numerosas asociaciones, colectivos y partidos políticos, que llevaron algunas de las manifestaciones más multitudinarias de cuantas se han celebrado en el municipio roquetero.

Ahora, con el proyecto tumbado en los tribunales, Marcos denunció que «el estado de abandono que presenta la zona años después de la sentencia es lamentable» y recordó que ese mal aspecto se produce a la entrada de Aguadulce: «no se puede permitir que esta sea la primera imagen que se encuentran las personas que visitan nuestro municipio», dijo.

Desde IU se reconoce que la recuperación del espacio al aspecto original «es prácticamente imposible» y tras exigir responsabilidades tanto a la empresa como al equipo de Gobierno del PP que apoyó el proyecto, aseguró que «esta ha sido una de las principales agresiones medioambientales que se han producido durante la gestión de Gabriel Amat».