Punto final definitivo a las obras de pluviales de Playa Serena y avenida Sabinar

Junto a las de la avenida Sabinar, la Junta de Gobierno ha certificado estos días el final de las mismas tras varios retrasos y trámites

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Roquetas de Mar ha aprobado recientemente la certificación final de varias obras, algunas de ellas adjudicadas en el anterior mandato y que han sufrido varios retrasos hasta que la certificación de su final. Es el caso de la red de pluviales de Playa Serena, una obra muy esperada en la zona de mayor concentración de hoteles del municipio y la provincia, que hasta ahora carecía de una red separativa de pluviales.

Las obras fueron adjudicadas 2017 por 4,5 millones de euros, pero la contratista pidió varias prórrogas y se produjeron también varias suspensiones de obras en los meses de verano o por otras circunstancias, así como las primeras semanas del confinamiento por la covid-19, hasta que el año pasado se tramitó el certificado final de los trabajos, ahora aprobado por la Junta de Gobierno.

Parecido caso es el de la red de pluviales de la avenida Sabinar, otro punto problemático en cuanto a inundaciones, en el que se han invertido 1,2 millones de euros. Las obras se adjudicaron en 2016, con un plazo de ejecución de 4,6 meses, pero no finalizaron hasta septiembre de 2020. Entre los problemas surgidos por este proyecto destaca la falta de todas las autorizaciones en el momento de comenzar las obras, así como la lentitud en la tramitación de las concesiones que afectaban al Dominio Público Marítimo-Terrestre, necesarias para actuar en el aliviadero de la zona. La covid también se cruzó en el camino, con paralizaciones y retrasos y, cuando en septiembre de 2020 se firmó el acta final de las obras, hubo que esperar después a nuevas mediciones y certificaciones hasta que recientemente se aprobó en Junta de Gobierno Local el fin oficial del proyecto.

Balsa de Sudamérica

Las dos actuaciones mencionadas eran vitales para acabar con los problemas de inundaciones que se producían en esta zona sur del municipio en caso de fuertes lluvias, pero aún falta otro punto negro, la avenida de Sudamérica, que espera que puede concluir el acondicionamiento de una balsa de tormentas con la que se espera solucionar las acumulaciones de agua que se producen en esta zona que conecta el Puerto con la Urbanización.

Preguntado por ello ayer, desde el Ayuntamiento se informó a IDEAL que en estos momentos se está a la espera del último informe para la autorización de los trabajos para concluir esta infraestructura, que se unirá al resto de balsas acondicionadas en los últimos años.