Los puertos de Roquetas y Carboneras serán los únicos que podrán desembarcar atún rojo

Los puertos de Roquetas y Carboneras serán los únicos que podrán desembarcar atún rojo

A España se le ha asignado este año una cuota de 5.532 toneladas de estos ejemplares, que alcanzan un gran valor en el mercado

JULIO VALDIVIAROQUETAS DE MAR

La Secretaría General de Pesca del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación del Gobierno de España, publicó ayer en el Boletín Oficial del Estado una resolución en la que se incluyen las disposiciones sobre el Plan de recuperación del atún rojo en el Atlántico oriental y el Mediterráneo para este año, en el marco de la cuota de atún rojo concedida para España por la Unión Europea, que se ha fijado en 5.532 toneladas.

Entre las disposiciones que regulan la captura, engorde y sacrificio de esta especie tan valorada, el reglamento publicado establece un listado de una treintena de puertos en los que se podrá desembarcar o hacer transbordo de capturas de atún rojo, siendo los de Carboneras y Roquetas los únicos de la provincia que podrán hacerlo.

En concreto, en el caso de Carboneras, se podrán realizar estas actividades de lunes a viernes de 9 a 19 horas en la lonja del puerto, mientras que en Roquetas también será en la lonja y en este caso en horario de 9 a 13.30 y de 17 a 21 horas.

El decreto también recoge el listado de puertos autorizados para la actividad de granjas y almadrabas, no existiendo ninguno en la provincia de Almería, ya que solo se han designado ocho, con gran tradición en estas capturas.

El proceso de tramitación de la llegada de atún rojo es algo laborioso, ya que se deberá realizar un preaviso de llegada con una antelación mínima de cuatro horas sobre la hora prevista, debiendo hacerse obligatoriamente en puertos autorizados como los mencionados de Carboneras y Roquetas de Mar, una tramitación que se podrá hacer por SMS o correo electrónico e incluyendo numerosos datos como el nombre del buque, identificación de radio, estimación de kilos del atún, puerto de llegada y zona de captura, entre otros.

La cuota de atún asignada a España en esta campaña es ligeramente superior a la que correspondió el año pasado a nuestro país, cuando fueron 5.000 las toneladas autorizadas a capturar. Una regulación que llega justo en plena polémica por el reparto de la cuota canaria, que no se ha agotado este año y que almadraberos de varias zonas están reclamando poder pescar.

Precisamente el pasado mes de febrero el Consejo de Ministros aprobó un Real Decreto por el que se regula la pesquería de atún rojo en el Atlántico oriental y Mediterráneo. En concreto, esta norma incorporó al ordenamiento jurídico español las disposiciones del Plan de Gestión de la pesquería, aprobadas en Dubrovnik en 2018, por la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT).

El nuevo marco regulatorio español, derivado del marco internacional, mantiene un elevado nivel de exigencia en materia de gestión y control, lo que según el Gobierno garantizará la sostenibilidad del recurso después de que el ICCAT diese por concluido el plan de recuperación, iniciado en 2006, para adoptar un plan de gestión cinco años antes de su objetivo previsto, lo que significa un gran éxito en la ordenación de esta pesquería.

Según se dijo entonces, la nueva regulación mejora el acceso al recurso para las flotas que durante estos años se han visto afectadas o excluidas por las estrictas exigencias sobre los límites de capacidad, lo que afectó a los buques artesanales del Mediterráneo.

Hay que recordar que en el caso de Roquetas los pescadores llevan tiempo reclamando ser incluidos en esas cuotas, ahora que parece que las poblaciones de atún rojo se han recuperado.

La situación biológica de las poblaciones de atún rojo obligaron en 2006 a adoptar un plan de recuperación, entre cuyas medidas se incluía la obligación de que cada Estado miembro elaborar un plan de pesca anual para las almadrabas y los buques que capturen atún rojo y la asignación de cuotas adaptadas a las posibilidades de pesca existentes, un estricto control que se mantiene, como lo prueban las numerosas incautaciones y detenciones que se producen periódicamente contra la pesca ilegal. Precisamente esta semana se detuvo en Cuevas del Almanzora a 12 personas y se incautaron 9 ejemplares de atún rojo valorados en unos 59.000 euros por parte de la Guardia Civil