Las procesiones roqueteras escaparon de la lluvia y se celebraron con gran vistosidad

Flores al paso de Nuestra Señora de los Dolores, en Roquetas. /A. R.
Flores al paso de Nuestra Señora de los Dolores, en Roquetas. / A. R.

Nuestra Señora de los Dolores apareció recién restaurada el Jueves Santo, estrenando un nuevo manto, en un recorrido multitudinario

JULIO VALDIVIAROQUETAS DE MAR

Como en el resto de la provincia las salidas procesionales de esta Semana Santa en Roquetas han estado pendientes del cielo. Durante esta semana ha habido varios días de lluvias, incluyendo el Jueves Santo, una de las jornadas más importantes, pero la climatología ha ido dando un respiro a las cofradías roqueteras, que pudieron celebrar sin problema todos los recorridos previstos.

En la tarde noche del Jueves Santo dos fueron los recorridos. El primero de ellos salía a las ocho de la tarde desde El Parador, era la procesión del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de la Amargura, en la que no faltaron los miembros de La Legión y de la Guardia Civil, que acompañan tradicionalmente a las imágenes. Cientos de personas acompañaron en todo el recorrido.

Lo mismo ocurrió una hora después en Roquetas, en la iglesia de la Virgen del Rosario, desde donde salió la procesión del Santísimo Cristo en su Divina Misericordia y Nuestra Señora de los Dolores, que recorrió las calles del centro, con parada incluida en la Casa de Hermandad, y donde no faltaron momentos de gran intensidad. El nuevo contraguía del trono de los Dolores, Javier Martín, dio nuevos aires a un recorrido en el que ésta apareció tras su restauración y estrenó un nuevo manto rojo vino. También el Cristo estrenó este año guardabrisas que dieron más vistosidad a su paso.

La jornada del Viernes Santo incluyó tres salidas. Dos de ellas en Roquetas, donde este año no hubo problema para contar con suficientes costaleros, pero sí se notó menos afluencia de público para ver las procesiones del Santo Entierro y la Soledad. La tercera, más modesta, se celebró en El Solanillo con la Virgen de los Dolores.