El Pleno rechaza permitir la explotación privada de las 800 plazas de parking de Muñoz Seca

Todos los grupos estuvieron de acuerdo en que ello supondría un «enriquecimiento injusto», aunque la oposición criticó la gestión del PP en este asunto

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

El Pleno del Ayuntamiento de Roquetas de Mar aprobó ayer el dictamen de los técnicos municipales que rechazan las pretensiones de la empresa propietaria de quedarse con la gestión privada de las 800 plazas de aparcamiento de los edificios de la Avenida Pedro Muñoz Seca, que como adelantó ayer IDEAL, forman parte de un acuerdo por el que la promotora se comprometió a hacerlos públicos para dar servicio al Palacio de Congresos.

Todos los partidos estuvieron de acuerdo a la hora de rechazar la solicitud de la empresa de dar por cumplido el acuerdo y que se levanten las cargas que pesan sobre las plazas para que puedan ser usadas de forma privada. Uno por uno, los portavoces defendieron la necesidad de preservar el interés municipal en esta cuestión, aunque no faltaron entre algunos de la oposición las críticas al equipo de Gobierno.

El concejal de Agenda Urbana, José Luis Llamas quiso centrar el debate en la votación del dictamen, queriendo evitar cuestiones que mencionaron previamente los grupos de la oposición como la historia de ese acuerdo urbanístico. Llamas quiso dejar claro que el objeto del debate era el levantamiento o no de las cargas que pesan sobre las plazas y negó que esos aparcamientos vayan a ser de titularidad pública en algún momento, a no ser que se alcance un acuerdo con los propietarios. Llamas reconoció que acceder a las pretensiones de la empresa «no responde a un interés público y tendría un enriquecimiento injusto».

Previamente, el portavoz del PSOE, Manolo García, criticó duramente la gestión del alcalde en este asunto, recordando que el origen del acuerdo arranca en 1986, cuando el entonces Ayuntamiento gobernado por el PSOE arrancó a los promotores el compromiso de ceder al municipio 30.000 metros cuadrados de terrenos, más otros 2.000 para un pabellón de deportes. Sin embargo, ya con Amat en la Alcaldía, el acuerdo se redujo a 1.500 plazas que después pasaron a ser solo 800. «Es la crónica de una renuncia a un beneficio que deberían haber tenido todos los vecinos de Aguadulce», dijo.

Desde IU, su portavoz suplente, Sensi Marcos se consideró «injustificable» la demora en encontrar una solución al problema, recordando que las plazas llevan 18 años construidas y no han llegado a funcionar. La edil se preguntó cuándo se podrán usar, afirmando que aunque ahora pueda parecer que no hacen falta, sí podrían tener usos como un parking disuasorio para que los vecinos de Aguadulce puedan coger ahí los buses a Almería y descongestionar la autovía.

También desde Vox, su portavoz, José Ignacio Cerrudo, alertó del «enriquecimiento injusto» que supondría acceder a la petición de la empresa promotora de dar por saldado su compromiso y permitir un uso privado de las plazas.