Alguans de las nasas que los agentes sacaron de la mar en Roquetas. / IDEAL

Una patrullera de la Guardia Civil intercepta 74 nasas para pesca furtiva en praderas de posidonia

Los agentes están buscando a los autores, que se enfrentan a sanciones administrativas de hasta 60.000 euros

EUROPA PRESS Roquetas de Mar

La Guardia Civil ha localizado e intervenido una línea de red con 74 nasas de pesca furtiva sumergidas en una zona especialmente vulnerable de praderas de posidonia en la costa de Roquetas de Mar (Almería).

Las artes ilegales, que suponen un «grave riesgo» para la navegación y una amenaza para las colonia de esta planta acuática de gran valor ecológico, estaban en la rompiente de levante de la bocana del puerto deportivo de Aguadulce.

Las nasas, redes utilizadas para la pesca pasiva con forma de embudo, no disponían de boya de señalización ni de la placa que identifique a la embarcación a la que pertenece, según ha precisado la Comadancia.

La actuación se enmarca en la campaña contra el calado ilegal de artes de pesca y dentro del proyecto LIFE + Posidonia Andalucía, que puso en marcha la Unión Europea y que coordinan la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente y la Agencia Andaluza de Medio Ambiente y Agua para conservar las praderas de Posidonia oceánica que existen en el Mediterráneo andaluz y, muy especialmente, en el Poniente almeriense, y proteger así los fondos marinos.

Las trampas fueron descubiertas por la patrullera 'Río Nacimiento', cuya tripulación pudo retirarlas sin encontrar en su interior ninguna especie capturada, si bien se evitó una captura masiva de especies muchas de ellas protegidas al ser un método de captura no selectivo.

El uso furtivo de nasas en el litoral marítimo puede conllevar sanciones administrativas de hasta 60.000 euros, en virtud del Título V de la Ley 3/2001, de 26 de marzo, de Pesca Marítima del Estado.