Los pasos de peatones de la carretera de Alicún en el tramo de El Parador serán remodelados

Los pasos de peatones de la carretera de Alicún en el tramo de El Parador serán remodelados

Se instalará uno nuevo a la altura de la plaza de la Iglesia, mientras que los de las intersecciones con las calles Almería y Hortichuelas se unificarán en uno solo

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

El Ayuntamiento de Roquetas de Mar mantiene en licitación estos días el contrato para adaptar varios pasos de peatones en el núcleo de El Parador, como paso previo a la instalación de nuevos semáforos, que se extenderán por varios tramos del término municipal, dentro de un plan de mejora de la seguridad vial diseñado tras la apertura de la Variante.

En concreto, la zona afectada por estas actuaciones es la comprendida entre la avenida Carlos III y la avenida de La Fabriquilla, es decir, el principal tramo urbano de carretera de Alicún a su paso por El Parador.

De esta forma, se instalará un nuevo paso de peatones a la altura de la plaza de la Iglesia de El Parador, mientras que se arreglarán y reformarán los pasos de peatones ubicados en el tramo comprendido entre la intersección de la carretera de Alicún con las calles Almería y Hortichuelas, y los pasos de la carretera de Alicún con la calle Sierra de Espuña.

En el caso del paso de nuestra creación, el objetivo es dar continuidad a los desplazamientos peatonales que se producen a lo largo de la avenida Carlos III, que obligan a sortear la rotonda situada en la carretera de Alicún dando un largo rodeo, teniendo en cuenta que actualmente el paso más cercano para continuar con ese recorrido es el de la intersección con la calle Hortichuelas. Por este motivo, los técnicos municipales reconocen que «muchos peatones optan por cruzar de forma indebida en las inmediaciones de la plaza de la Iglesia de El Parador, poniendo en riesgo su vida y la de los conductores».

Para paliar el problema se habilitará este nuevo paso frente a la Iglesia, disponiendo una mediana de césped artificial hasta la isleta de incorporación a la rotonda, que sirva como elemento de segregación de los dos sentidos, sin restar visibilidad.

En cuanto a los pasos comprendidos en las intersecciones de las calles Almería y Hortichuelas, se trata de dos pasos muy cercanos entre sí que «merman la fluidez del tráfico», por lo que se propone la unificación de estos dos en uno solo, situado en una posición intermedia entre ambos. Con esta actuación además, se aprovecharán los trabajos para adaptarlos a la normativa de accesibilidad.

Sierra Espuña

Por último, los pasos de peatones en la intersección con la calle Sierra Espuña, el problema está en la ausencia de orejeras en la acera, lo que propicia que el espacio reservado para peatones sea invadido de forma frecuente por vehículos que realizan paradas o estacionamientos indebidos. Por ello, en este caso se dotará a los pasos de las correspondientes orejeras en la acerca, eliminando el problema y mejorando la visibilidad de los peatones y de los conductores.

La actuación tiene un presupuesto de ejecución de 37.070 euros, impuestos incluidos y un plazo de ejecución de un mes, aspectos ambos que podrían verse modificados en función de las ofertas presentadas por las empresas interesadas en su ejecución.

Los semáforos peatonales llegarán a numerosos puntos

La apertura de la Variante de Roquetas ha abierto la posibilidad de instalar nuevos semáforos peatonales en diferentes puntos del término municipal que hasta ahora había rechazado el equipo de Gobierno por miedo a que pudieran generar atascos. Así, como ya informó IDEAL el pasado mes de enero, el Ayuntamiento licitó recientemente un contrato para instalar numerosos elementos de este tipo en varios puntos, especialmente en el eje principal que atraviesa toda la ciudad desde la avenida Carlos III, pasando por la carretera de Alicún y avenida Faro Sabinar. Se trata de puntos en los ha habido gran número de atropellos en los últimos años, muchos de ellos graves dadas las velocidades que se alcanzaban en esas vías. Parte del problema se afrontó con éxito en años recientes, concretamente en los puntos más problemáticos de la carretera de Alicún y la avenida Carlos III, lugar este último en el que ya se instalaron los primeros semáforos, mientras que en la carretera de Alicún se despejó la visibilidad de los pasos más inseguros y se eliminó uno de ellos que presentaba gran peligro al coincidir con la incorporación de los vehículos que salían de Gran Plaza. Las medidas han mejorado considerablemente la seguridad, algo que se espera que siga evolucionando con la instalación de los nuevos semáforos en estos puntos, entre los que se incluyen varios en el tramo de El Parador que será objeto de mejora.