Las obras de la red de pluviales de Playa Serena no estarán listas para Semana Santa

Las obras de la red de pluviales de Playa Serena no estarán listas para Semana Santa

El Ayuntamiento ha concedido una prórroga que expira el 25 de abril para un proyecto con8 meses de plazo de ejecución que se inició en septiembre de 2017

J. VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

Las obras de la red de pluviales y tanque de tormentas de Playa Serena, la zona de mayor concentración hotelera del municipio, siguen acumulando meses de retraso y a menos que se acelere su ejecución en las próximas semanas, no podrán estar listas para la campaña de Semana Santa.

Esa es la conclusión de la prórroga aprobada esta semana por la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Roquetas, que ha dado de plazo a la empresa adjudicataria hasta el 25 de abril para que concluya un proyecto que inicialmente tenía 8 meses de plazo de ejecución.

Las obras se adjudicaron en abril de 2017 por un importe de 4.537.258 euros, sin embargo no empezaron hasta septiembre de ese mismo año por petición expresa del Ayuntamiento para evitar que se ejecutaran en plena campaña turística con los problemas que ello ocasionaba. Sin embargo, diversos contratiempos surgidos en su ejecución hicieron que se llegara a la Semana Santa y la campaña de verano de 2018 sin haberse concluido, lo que como se recordará, unido a los problemas surgidos con diversos arreglos en los pasos peatonales de las urbanizaciones, generó una enorme controversia en julio del año pasado.

En el mes de junio de 2018 el Ayuntamiento ya concedió una prórroga de 4 meses para poder concluir el proyecto por diversos problemas encontrados para poder ejecutar las obras, como las dificultades que se encontraron a la hora de desviar las líneas eléctricas que pasan por la zona de la balsa de tormentas, por parte de la compañía encargada de ello, Endesa, lo que retrasó las obras 3 meses.

Otra de las causas del retraso y la prórroga dada en junio del año pasado, fue la falta de permiso de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, que debía autorizar el paso del aliviadero por la zona de marítimo-terrestre y que en el momento de esa prórroga seguía sin llegar, manteniendo paralizados los trabajos de la zona afectada.

Además del prórroga, las obras se pararon durante el verano, por lo que ésta no comenzó a contar hasta el 22 de octubre de 2018, cuando se firmó el acta del reinicio de las mismas. Sin embargo, pocos días antes de concluir esa primera prórroga, la empresa contratista pidió un segundo aplazamiento de tres meses, por el retraso a la hora de conseguir los permisos para el drenaje de las aguas freáticas de la balsa de tormentas y la falta de la autorización de la impulsión de la zona marítimo-terrestre que la Junta seguía sin remitir a principios de este año.

En base a todo ello y con el visto bueno de la dirección de obra, el Ayuntamiento ha acordado esta semana autorizar un nuevo plazo para la terminación de este proyecto, que finalizará el 25 de abril, es decir, unos días después de la celebración de la Semana Santa, en la que esta parte del municipio recibe a miles de turistas.

Como se recordará, el proyecto que está generando estos quebraderos de cabeza hace años que se planteaba para esta zona de Roquetas de Mar. El lugar en el que hay un gran número de hoteles no tenía una red de pluviales separativa, lo que generaba enormes problemas en cuanto llovía con inundaciones de avenidas tan importantes como la avenida de Playa Serena. El proyecto incluye el acondicionamiento de la esperada red, décadas después de la urbanización de toda esta zona.

Por otro lado, y precisamente en previsión de las inundaciones que se producen en este lugar, el Ayuntamiento volvió a apostar por un tanque de tormentas similar al acondicionado en otros lugares como Las Marinas y el Paseo de los Baños, en este caso en una zona verde existente junto a los hoteles Neptuno y Arena Center.