Amat recepciona el parque de Los Bajos mientras llueven las críticas por su diseño

Amat recepciona el parque de Los Bajos mientras llueven las críticas por su diseño
  • El abuso del hormigón y la ausencia total de zonas verdes más allá de los jóvenes árboles plantados no convencen a la mayoría de los vecinos

El Ayuntamiento de Roquetas de Mar recepcionó este pasado viernes por la tarde el esperado parque de Los Bajos, que desde entonces ya puede ser disfrutado libremente por los roqueteros. El alcalde, Gabriel Amat, acompañado de parte de su equipo de Gobierno, fue el encargado de visitar el lugar dando oficialmente por terminado el proyecto.

Se trata de una actuación que habia levantado gran interés, y con la que se pretendía cubrir una demanda ciudadana de contar con un pulmón verde de los que carece el municipio, pero que ha supuesto un quebradero de cabeza tras otro desde que se planteó. Empezando por los plazos, que se han dilatado en el tiempo y han supuesto un retraso de casi un año, con enfrentamientos entre la empresa adjudicataria y el Ayuntamiento incluidos; pasando por los costes, que se han incrementado en casi medio millón de euros por encima de lo previsto, elevando la factura final a alrededor de cinco millones, y terminando con un diseño que ha provocado una lluvia de críticas en las redes sociales y entre los residentes, todo parece indicar que el parque no será la gran obra que marcará esta legislatura, como pretendía Amat y su equipo, no al menos de forma positiva.

Tal vez por eso la recepción del parque no contó con acto inaugural alguno, y se limitó a una breve visita de la que ni siquiera se ha informado a los medios con un comunicado, limitándose a difundir vía redes sociales un breve vídeo de 50 segundos sobre el acto de recepción del espacio público.

Amat «satisfecho»

A pesar de todo Amat se mostraba «satisfecho» con la culminación del proyecto. «Ha tardado un tiempo porque es una obra importante, son alrededor de 60.000 metros y próximo a los cinco millones de euros, y creo que hemos conseguido una obra importante para el servicio y la utilización de todo el municipio de Roquetas, por tanto nos sentimos satisfechos», dijo.

Amat destacó la importancia de esta intervención y las otras dos que se finalizarán en las próximas semanas, la del mercado de abastos y sus alrededores, que también acumulan meses de retrasos y sobrecostes, y que entre otras cosas mantienen a la localidad sin apeadero de autobuses desde hace más de medio año.

El vallado perimetral del parque se retiró en parte nada más proceder a la recepción de la obra, aunque ayer sábado aún permanecía el pasillo peatonal provisional de la Avenida Juan Carlos I que tanta críticas y molestias generó a los vecinos. Ello permitió a los roqueteros acercarse y contemplar el resultado final del proyecto, lo que ha generado numerosas reacciones y casi todas ellas negativas.

Hormigón omnipresente

Las primeras visitas al recinto abierto han coincidido con una cascada de críticas por parte de los vecinos, que ya hacía meses que se quejaban y mostraban sus dudas por el aspecto final, pero que tras comprobar que ya se da por finalizado, estallaron en las redes sociales y entre los propios visitantes del parque. El uso del hormigón es la mayor crítica al proyecto, ya que la intervención ha usado este material para cubrir las anchas aceras que se han diseñado y demás elementos de tránsito peatonal, lo que además de despertar dudas por el gusto estético del mismo, hace prever a no pocos vecinos que el parque será inservible en los meses de más calor, y ya hay quien augura riegos de agua casi permanentes en verano para refrescar el lugar.

Y es que, además de hormigón, el diseño elegido a través de un concurso internacional de ideas en el que no se dio la posibilidad de participar a los vecinos, ha cubierto el resto de zonas de tierra batida, en la que se han instalado los juegos infantiles y los árboles plantados, que por su juventud, tardarán años en dar sombra. No se ha incluido césped, jardineras, arbustos o cualquier otro espacio verde, lo que ha también era objeto de numerosas críticas y no pocas reacciones de incredulidad, el día del estreno.

Entre la oposición de Roquetas la primera reacción llegaba ayer mismo desde Izquierda Unida en forma de comunicado. La formación se preguntó «dónde está el parque prometido» y calificó de «derroche» el gasto de 5 millones de euros en «una plaza de hormigón y albero, con árboles que están prácticamente secos, en vez del anunciado pulmón verde». En este sentido, IU recordó que la residencia de mayores costó 3 millones de euros. La formación mostró su extrañeza por la ausencia de la responsable del proyecto, la teniente de alcalde, Eloísa Cabrera, que no estuvo en el acto de recepción de las obras pese a haber sido «la principal impulsora de esta desacertada intervención», dijo el concejal de IU, Juan Pablo Yakubiuk, quien volvió a defender un proyecto más modesto que el realizado, consistente en demoler los muros del viejo campo, recuperar las zonas verdes y mejorar las instalaciones deportivas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate