Polémica autorización de una cantera en la rambla del Cañuelo a su paso por Felix

Polémica autorización de una cantera en la rambla del Cañuelo a su paso por Felix
  • Varias organizaciones encabezadas por Ecologistas en Acción, así como propietarios de terrenos cercanos y vecinos de la zona, han impulsado la presentación de una moción ante el Ayuntamiento de Felix para pedir al Consistorio su posicionamiento contrario a la próxima creación de una cantera en la rambla del Cañuelo a su paso por la localidad.

 

Al parecer, la cantera cuenta con los permisos de la Delegación de Medio Ambiente de la Junta y, a juicio de los impulsores de la moción, su apertura afectará a los recursos naturales del municipio «dañando su potencial para otros intereses como el turismo rural, en una zona de interés naturalístico».

Los críticos con la cantera aseguran que ésta «tendrá un alto impacto ambiental, social y económico, contrario al interés general», por lo que piden el pronunciamiento del Consistorio de Felix para que impulse la derogación de la autorización para la instalación de una cantera de áridos y la creación de un plan de protección para este espacio natural, «fomentando el turismo natural y de calidad». La moción pide también la prohibición de la circulación de vehículos a motor, incluyendo motos y quads, por la zona «por su elevado impacto y contaminación acústica y atmosférica en las viviendas y en la flora y fauna silvestre».

Para argumentar su posición, los conservacionistas aseguran que se trata de un espacio de gran interés natural poco afectado por la acción humana, con diversos hábitats de interés comunitario. Es además, zona potencial del arto, zona de distribución y campeo del búho real y zona del murciélago cavernícola, todos ellos especies «vulnerables» en el Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas.

Se trata, además, de un lugar en el que fluye el agua todo el año, por lo que es utilizado como abrevadero y espacio de reserva de los cotos limítrofes, como el de las Moreras y el de Felix. Es un espacio habitual de paso para senderistas o clubes ciclistas y su destrucción «sería una gran pérdida para el municipio de Felix», se asegura.

En cuanto a los vecinos cercanos, el mayor riesgo es el de los ruidos que tendrán que soportar al autorizarse voladuras con dinamita, así como los problemas de contaminación atmosférica que generará.