Moreno hace balance de los primeros seis meses de Gobierno y anuncia un Plan Turístico para Almería

Moreno hace balance de los primeros seis meses de Gobierno y anuncia un Plan Turístico para Almería

El presidente andaluz participó ayer en una reunión del Comité Andaluz del PP en el Castillo de Santa Ana de Roquetas de Mar

JULIO VALDIVIAROQUETAS DE MAR

El Partido Popular andaluz quiso ayer simbolizar su respaldo y agradecimiento a sus compañeros de la provincia de Almería celebrando por primera vez su Comité Andaluz en el Castillo de Santa Ana de Roquetas de Mar, como resaltó el presidente provincial del partido y alcalde anfitrión el encuentro, Gabriel Amat.

En el acto participaron numerosos dirigentes del partido de toda Andalucía, especialmente de la provincia de Almería, y no faltaron miembros del Gobierno de la Junta de Andalucía, encabezados por el presidente, Juanma Moreno. El también presidente del PP andaluz quiso hacer un repaso por los seis primeros meses del «Gobierno del cambio» en Andalucía, que se cumplen estos días.

Previamente Moreno tuvo palabras de cariño y agradecimiento a los populares almerienses por los resultados cosechados en las últimas citas electorales y se refirió especialmente a Roquetas, un caso «paradigmático», según sus propias palabras, que se debe a «lo bien que hace Gabriel (Amat) las cosas». El presidente de la Junta aseguró que el PP tiene en Almería un «partido fuerte, cohesionado y capaz» del que se mostró «orgulloso» ya que «seguimos siendo ese referente en Almería».

Moreno habló de sus seis primeros meses al frente de la Junta de Andalucía para resaltar el carácter «sensato, cercano, equilibrado y eficiente» de su Gobierno, que está consiguiendo un «cambio real» con «serenidad» y buscando mejorar la calidad de vida de los andaluces.

Entre las reformas afrontadas en este medio año, el presidente andaluz citó la supresión del impuesto de sucesiones o el drástico recorte en los impuestos de donaciones, aspectos ambos que parecían «imposibles» antes de la llegada al Gobierno andaluz.

Reformas económicas

El presidente se marcó el objetivo de hacer de Andalucía una «economía potente» y para ello anunció un «ambicioso» programa de reformas a partir de septiembre, que favorecerán de manera especial a las pequeñas y medianas empresas y a los autónomos. Además, reafirmó su compromiso por los servicios públicos y, refiriéndose al PSOE, asegurando que «los que eran los que iban a salvaguardar los servicios públicos y se daban golpes en el pecho, dejaron tiritando los servicios públicos en materia de educación, sanidad y servicios sociales». En este sentido, mencionó los incrementos en estas tres partidas que recogen los presupuestos autonómicos de este año y arrancó fuertes aplausos de los suyos cuando les dijo «que nadie más desde la izquierda nos vuelva a dar una lección en servicios sociales».

En clave local, Juanma Moreno se mostró convencido de que «si hay una provincia que se va a beneficiar y le va a sentar muy bien el cambio es Almería». Una provincia que en su opinión llevaba «demasiados años de marginación y falta de interés de la Junta», y en este sentido aseguró que el nuevo Gobierno ha solucionado problemas que llevaban «años, lustros, décadas» pendientes de afrontarse.

Plan de Turismo

Una provincia «dinámica» que en estos seis meses ha visto desbloquearse proyectos como la ampliación del parque empresarial de Cosentino, en el que se invertirán más de 700 millones de euros, y para la que desde la Junta de Andalucía se prepara un Plan de Turismo de Grandes Ciudades de Almería para apoyar un destino que ha sido de los que más ha crecido en la región y que «Andalucía necesita incorporar como destino de referencia».

Una docena de nuevas escuelas taller, la reactivación de la Autovía del Almanzora, el incremento de ayudas a la dependencia, o la supresión de aulas prefabricadas, son algunos de los logros que Juanma Moreno mencionó en el encuentro este lunes. Apartado especial hizo Moreno para el Hospital de Alta de Resolución de Roquetas, que en los presupuestos de este año ya cuenta con una partida para la revisión del proyecto y que confió en que se comenzará a construir entrado 2020. «No es ningún capricho, es necesario en un municipio que crece y necesita estas instalaciones», aseguró.

Moreno defendió por último la llamada «vía andaluza» para llegar al Gobierno andaluz, una fórmula «creíble, viable y sensata, no la vía de la bronca permanente, sino la del entendimiento». En este sentido, el presidente defendió insistentemente el diálogo y la colaboración e invitó al PSOE, como principal partido de la oposición a colaborar en los grandes temas, un sentido de Estado en el que dijo que el PSOE «está desaparecido».

Por último, el presidente andaluz habló de agricultura, y concretamente de las necesidades hídricas de Almería para defender un «pacto del agua» para desbloquear la ampliación de las desaladoras para las que el Gobierno de Rajoy dejó comprometidos 56 millones y ampliar las depuradoras, además de referirse a los «proyectos bloqueados del AVE».

Previamente habló el presidente provincial del PP y alcalde anfitrión, Gabriel Amat, quien celebró los resultados del partido en las pasadas elecciones municipales y consideró que «Andalucía ha adelantado más en estos seis meses que el Gobierno socialista en 40 años».

Amat se refirió a la derogación del Plan Hidrológico Nacional como el «castigo más grande» del PSOE hacia la provincia, algo que consideró «imperdonable» y que a su juicio habría resuelto los problemas de agua que padece la provincia. «Jamás se me va a olvidar ese castigo del señor Zapatero», dijo.

También mencionó otros proyectos pendientes como la ampliación de las depuradoras, el tercer carril de la A7 o la conexión entre la A7 y la Variante de Roquetas, proyectos todos ellos pendientes de ejecutarse. «El PSOE se olvida de todo esto y solo está intentando organizarse a ver si puede gobernar con aquellos que quieren romper España, que han asesinado, y con personas que deberían estar en su casa y no en la política».

Por ello, Amat recomendó a los suyos «trabajar, trabajar y trabajar» para que los ciudadanos «nos vean como personas normales y como la única esperanza».