Licitado el proyecto de rehabilitación del futuro museo histórico de la ciudad

Licitado el proyecto de rehabilitación del futuro museo histórico de la ciudad

Las obras tienen un plazo de 7 meses y se estima un coste de 630.761 euros para su arreglo y preparación para usos museísticos

Julio Valdivia
JULIO VALDIVIARoquetas de Mar

El Ayuntamiento de Roquetas de Mar acaba de sacar a licitación las obras del proyecto para la rehabilitación del edificio destinado a museo/espacio histórico de la ciudad, que como se sabe se acondicionará en una de las escasas viviendas antiguas que han sobrevivido en el casco histórico. Concretamente, el futuro museo, cuyas obras forman parte de la EDUSI (Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado) con financiación de fondos europeos, se abrirá en la vivienda conocida como casa de Pepe Guerrero .

El edificio, situado en la plaza de la Constitución, a escasos metros del Ayuntamiento roquetero, costó en su día unos 250.000 euros y su rehabilitación y adaptación para usos museísticos se ha sacado a concurso por un importe de 630.761 euros impuestos incluidos, para lo que se estima un plazo de ejecución de 7 meses.

Según consta en el proyecto, al que ha tenido acceso IDEAL, el edificio se ha dividido en diferentes zonas temáticas por épocas históricas para las que se aprovecharán las actuales salas de la vivienda. Así, además de una recepción de 9,3 metros cuadrados, habrá una sala para las décadas de 1950 y 1960 con 18,8 metros cuadrados, otra para 1970 con otros 21,7 metros, la de 1980 ocupará 11,5 metros, mientras que para 1990 se contará con dos salas de 6,8 y 7 metros cuadrados. Por último, desde el año 2000 hasta la actualidad contará con una sala de 12,2 metros cuadrados.

Respecto al esquema de funcionamiento, la entrada principal del edificio se realizará por la fachada norte a través del patio, que servirá de espacio de encuentro y espera, y que se abre a la calle 28 de Febrero manteniendo la puerta de la plaza de la Constitución como salida en caso de incendio.

En la zona de las construcciones anexas se plantean los espacios de apoyo al museo: aseos y circulaciones. Desde el patio arrancan las escaleras de uso público que acceden a la cubierta, que será transitable y accesible a los visitantes.

El patio se mantiene en su forma original, manteniendo el pozo y ampliándolo con la zona actualmente ocupada por el garaje, dejando una visión más limpia del patio y del edificio principal. En el patio se plantea la instalación de unos toldos textiles autoportantes.

La intervención, que incluye además de la rehabilitación del edificio, su adaptación museística, tiene por objeto conservar la fachada principal y los actuales muros de carga, acometiendo la sustitución de la cubierta.

El suelo del edificio también se sustituirá por una solera armada aislada térmicamente, y acabado de baldosa hidráulica de similares características que las originales. Se complementa con baldosas cerámicas de mayores dimensiones en ciertas zonas.

Se sustituirán todas las carpinterías exteriores por otras de madera laminada. Se renovará por completo el revestimiento de los muros, tanto interiores como exteriores. Además, se plantean una serie de tratamientos para consolidar y reforzar los muros de mampostería existentes.

Respecto a los revestimientos interiores en techos, se proyecta la colocación de un falso techo de madera con listones laminados para ocultar el paso de ciertas instalaciones, a la vez que rememora el actual entrevigado de madera original de la vivienda.