«Lealtad institucional» en el debate del bus, el PMUS y la Ordenanza de Tráfico en el Pleno de hoy

«Lealtad institucional» en el debate del bus, el PMUS y la Ordenanza de Tráfico en el Pleno de hoy

Aunque hubo reproches en el debate, ha habido coincidencia a la hora de celebrar el desbloqueo de estas cuestiones, que ahora se someterán a la participación ciudadana

J. VALDIVIAROQUETAS DE MAR

Ya sea por el enorme retraso, de varios años, con que llegan algunas de ellas,o por dar un voto de confianza al nuevo concejal de Movilidad, Francisco Gutiérrez, lo cierto es que la aprobación inicial del Plan de Movilidad Urbana, la salida a exposición del proyecto del bus urbano y la nueva Ordenanza de Tráfico, tuvieron en el Pleno de hoy un debate amable y de colaboración, que contrasta con lo vivido en otras ocasiones con estos temas.

Aunque hubo varios reproches, todos los grupos celebraron el desbloqueo de estas cuestiones y el hecho de que el equipo de Gobierno del PP se implique por fin en afrontar asuntos como el bus urbano, que debió implementarse hace 18 años, cuando se superaron los 50.000 habitantes, tal y como marca la Ley y recordaron tanto el PSOE como IU y Ciudadanos. De hecho, el concejal de Movilidad agradeció la «lealtad institucional» de los demás grupos a la hora de aprobar la salida a exposición y presentación de alegaciones de la nueva Ordenanza de Tráfico, que se ha consensuado entre todos los partidos en un grupo de trabajo puesto en marcha por la anterior concejal, Eloísa Cabrera.

En el caso del Plan de Movilidad Urbana, hubo coincidencia a la hora de resaltar la importancia de un plan que debe analizar los flujos de movilidad de la ciudad y sus necesidades futuras, siempre desde el punto de vista de la sostenibilidad. Eso sí, todos hablaron del retraso en su tramitación, caso del PSOE, cuyo portavoz, Manolo García, aseguró que «llega fuera de tiempo» y mencionó que la aprobación definitiva ya se hará con una nueva Corporación que tendrá que ver qué es lo que realmente necesita la ciudad.

Desde IU, Juan Pablo Yakubiuk recordó que el PMUS se encargó en 2014 sin haber desarrollado el anterior de 2007, que tuvo un proceso de participación abierto que no tuvo el nuevo. De hecho, el edil recordó que el Defensor del Pueblo llegó a abrir expediente por falta de información, a instancias de la formación de izquierdas, y detalló que el año pasado se tuvo que encargar otro contrato para su mejora porque faltaba la participación ciudadana, que pese a todo se hizo a puerta cerrada, sin publicidad y con colectivos concretos invitados, motivo por el que reclamó una participación abierta y debidamente publicitada, como la que se siguió en 2007 bajo la dirección de Antonio García Aguilar.

Cs por su parte celebró que al documento se incorporen varias propuestas de su formación, como la creación de un Biciregistro y el arreglo del acerado para facilitar la movilidad.

El concejal de Movilidad agradeció la colaboración del resto de partidos y aunque destacó que el documento se redactó con la participación de 1.800 personas a las que se entrevistó y con rondas de participación, se comprometió a «devolver la voz a los ciudadanos» para que puedan hacer más aportaciones, mostrándose dispuesto a crear foros de participación abiertos.

El asunto salió adelante con el apoyo de todos, salvo el PSOE, que se abstuvo en ese punto. En cuanto al bus urbano fue apoyado por PP, Cs y la no adscrita, absteniéndose los demás, si bien se produjo una crítica muy repetida sobre la falta de conexiones con algunos núcleos y barrios, caso de El Solanillo, Las Colinas, Playa Serena Sur o Las Lomas.

IU aseguró no compartir parte del estudio y recordó que lleva haciendo propuestas al respecto desde 2012, siempre rechazadas por el PP. Juan Pablo Yakubiuk lamentó que no se aprovecharan las subvenciones europeas de la EDUSI para poner en marcha el servicio y también se mostró en desacuerdo con las frecuencias que, como la cobertura geográfica «se pueden mejorar».

Desde Ciudadanos se celebró que «por fin el Ayuntamiento muestre voluntad para asumir la gestión de los tráficos interiores del municipio» y consideró «urgente» su implantación, defendiendo que se implique a los vecinos en su diseño.

En cuanto al PSOE también recordó la espera y criticó la falta de conexión de los barrios, además de reclamar que los buses utilicen combustibles alternativos al gasoil que «no debería aceptarse».

La concejal no adscrita, María José López también celebró la medida, aunque como los demás criticó la falta de conexiones con algunos barrios y recordó que ha presentado hasta tres escritos en los últimos dos años con diferentes propuestas.

El debate lo cerró el concejal responsable del área, que consideró el proyecto un «punto de partida» y una actuación de «vital importancia» porque «nos ayuda a hacer ciudad al articular todos los barrios». Gutiérrez reconoció que ahora mismo el municipio no tiene «nada», ya que el actual servicio se presta a través del Consorcio Metropolitano y como en el PMUS se comprometió a facilitar la participación, además de asegurar que «hay margen de mejora» en muchos de los aspectos criticados por los grupos.

Por último, en cuanto a la ordenanza de tráfico IU y la edil no adscrita subrayaron la necesidad de regular los vehículos de movilidad personal como las bicicletas eléctricas y los patinetes. Algo que se llegó a redactar, según dijo Francisco Gutiérrez, pero que se ha decidido dejar para espera a que se apruebe una regulación estatal sobre la que se está trabajando.