Hidralia usa un robot para arrancar las raíces que obstruyen las tuberías en Aguadulce

Estos días se actúa en varias calles de esta parte del municipio con esta novedosa tecnología con cámaras de vídeo

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

La empresa concesionaria del abastecimiento y alcantarillado de Roquetas de Mar, Hidralia, se está realizando estos días labores de mantenimiento en varios tramos de tuberías de saneamiento en la zona de Aguadulce mediante acondicionamiento de conducciones con robot fresador, un equipo robotizado capaz de eliminar cualquier obstáculo desde el interior del tubo.

Concretamente, se está utilizando un robot monitorizado por los operarios, que gracias a una punta cilíndrica en forma de fresa es capaz de eliminar de las tuberías tanto raíces como acumulaciones de hormigón, varillas de hierro, grasas, sedimentos calcáreos e incrustaciones mineralizadas. Una serie de condicionantes que impiden que la red aproveche toda su capacidad hidráulica.

Entre estas causas que dificultan el flujo normal de las conducciones de saneamiento destaca la aparición de raíces de árboles cercanos que, en busca de humedad, penetran en el interior de las tuberías y con el tiempo obstruyen el diámetro de las mismas.

Hidralia, tras haber inspeccionado con cámaras de vídeo las calles Cerezo, Santa Mónica, Ciruelo, Plaza Brisamar y Calle Virgen del Carmen ubicadas en la zona de Aguadulce, va a proceder al fresado, que es como se denomina a este procedo de eliminación de las raíces en conducciones, de aproximadamente 300 metros, según se informó a IDEAL esta semana.

Limpieza de las tuberías

Para los trabajos de rehabilitación es necesaria una limpieza exhaustiva de las tuberías, para luego acometer el fresado y proceder a la rehabilitación de las zonas que así lo precisen. Con una posterior grabación para comprobar que el colector ha quedado en perfectas condiciones, finalizarían los trabajos.

Se prevé que tales labores continúen estos días, consiguiéndose con ello la mejora de la capacidad hidráulica y del rendimiento de la red de saneamiento. Unos trabajos que sirven además para minimizar el riesgo de incidencias y de problemas derivados de atascos, destacaron fuentes de la compañía.

A lo anterior hay que sumar la apuesta de Hidralia por la sensorización de las redes de la ciudad para su monitorización, de manera que se pueda conocer en tiempo real el estado de las conducciones, la implantación de pluviómetros para tener datos en tiempo real de la acumulación de precipitaciones, así como de sistemas de alertas y herramientas meteorológicas, que permiten actuar con anticipación en caso de que se prevean lluvias intensas.

Una serie de herramientas con las que se intenta aumentar la resiliencia de Roquetas y adaptar ante las consecuencias del cambio climático que ya se deja notar en el entorno con episodios de lluvias intensas que se alternan con otros de sequía.

Fuentes de la empresa apuntaron que son conscientes de la necesidad de «apostar por la transformación digital y la innovación para alcanzar una gestión del servicio que no solo sea eficiente sino también sostenible».

Por ello, ha puesto de ejemplo el uso de este robot en la apuesta por integrar avances tecnológicos, «con el objetivo de que Roquetas siga dando pasos para convertirse en una 'smart city', una ciudad inteligente en la que se combina la tecnología con el análisis de datos para mejorar los servicios que ofrece una ciudad, reducir el coste energético y el impacto medioambiental».

Para Hidralia «los robots y recursos como las tecnologías sin zanja, se han convertido en una prioridad para las labores de mantenimiento de canalizaciones al permitir que tales labores se puedan realizar minimizando el impacto al medioambiente, así como las molestias a los vecinos al no tener que abrirse zanjas ni acometer trabajos profundos», se explicó al respecto desde la concesionaria.