Hidralia asegura que el 100% de las aguas residuales son tratadas en la depuradora

Hidralia asegura que el 100% de las aguas residuales son tratadas en la depuradora

La empresa concesionaria aclara que el tratamiento de aguas residuales está sujeto a analíticas y controles periódicos

JULIO VALDIVIAROQUETAS DE MAR

El empresa Hidralia, concesionaria del servicio de depuración del Consorcio del Poniente Almeriense, salió ayer al paso de la polémica generada por los supuestos vertidos de aguas residuales en las playas de Roquetas de Mar, difundidos en un vídeo que se ha convertido en viral en las redes sociales estos días.

La compañía aseguró en un comunicado que «el 100% de los caudales de agua residual generados en el municipio son conducidos y tratados en la Estación Depuradora (EDAR) de Roquetas de Mar».

Según explicó la empresa, el tratamiento del agua residual en la planta depuradora -que funciona ininterrumpidamente 24 horas los 365 días del año- consiste en un pretratamiento, seguido de un tratamiento primario y un tratamiento secundario por fangos activados, que «aseguran que el agua residual tratada no suponga ninguna afectación al medio receptor».

En el caso de Roquetas de Mar «las aguas, una vez depuradas, son conducidas al mar a través de dos emisarios submarinos de La Ventilla y del Paseo de Los Baños, este último situado a más de 1.500 metros de la línea de costa», aclaró la empresa. Además, Hidralia aseguró que las aguas residuales depuradas están sujetas a las analíticas y los controles que marca la Autorización de Vertido (AV-AL-03/09), lo que implica la ejecución de un Plan de Vigilancia y Control del Medio Receptor de dichas aguas residuales.

Este Plan incluye la revisión periódica de los emisarios mediante inspección con cámara de video, así como la realización del muestreo y análisis de las aguas receptoras de las aguas residuales depuradas procedentes de los emisarios.

Los resultados de estas analíticas son puntualmente informados a las autoridades competentes, e igualmente son incluidos en la declaración anual de vertido, conforme a lo marcado en la mencionada autorización; y de ellos se desprende que en el caso de Roquetas de Mar «no se producen afectaciones en la calidad del agua de baño en el litoral de las playas», quiso dejar claro la empresa concesionaria.