Así estaba la entrada al inmueble afectado por las llamas. / R. I.

Dos heridos, uno de ellos evacuado al hospital, tras un incendio en una vivienda 'okupada' en Roquetas

Agentes de la Guardia Civil tuvieron que derribar la puerta del piso afectado, que estaba «apuntalada desde el interior con bloques de cemento y muebles»

EUROPA PRESS Almería

Un hombre ha sido evacuado al Hospital de Poniente de Almería y otra persona ha sido atendida en un centro de salud tras el incendio registrado en el día de ayer en una vivienda ubicada en la zona de Las 200 viviendas de Roquetas de Mar, cuya entrada se encontraba «apuntalada» desde su interior con muebles y bloques de cemento.

Los hechos tuvieron lugar en el número 55 de la calle Casablanca de Roquetas de Mar, donde sobre las 16.25 horas varios avisos alertaban de un incendio que se había originado en la vivienda, que según los testigos, estaría «okupada» y habría sido objeto de siniestros similares en ocasiones anteriores. En esta ocasión, la casa ha quedado «inhabitable», según han indicado del servicio de Emergencias 112 Andalucía.

Hasta el lugar se dirigieron Bomberos del Poniente, efectivos sanitarios, Policía Local de Roquetas de Mar y Guardia Civil, cuyos agentes actuaron para sacar del inmueble a dos personas que se encontraban el interior de la casa, de modo que incluso tuvieron que ser atendidos posteriormente por los servicios médicos a causa de la cantidad de humo que inhalaron al realizar el rescate.

Según ha informado la Comandancia de la Guardia Civil de Almería, varios agentes se desplazaron hasta la casa situada en la tercera planta de un inmueble sin ascensor y derribaron la puerta del piso afectado, que estaba «apuntalada desde el interior con bloques de cemento y muebles». Fue entonces cuando escucharon a dos personas que solicitaban auxilio.

Así, tras pasar por encima de la puerta hallaron en el suelo del salón a una persona boca abajo, a la que condujeron al exterior. Los agentes regresaron a la vivienda tras tener conocimiento de que había una segunda persona en una de las habitaciones, a la que hallaron «semiinconsciente». Tras agarrarla por el tobillo, fue arrastrada hasta el salón y sacada en brazos por los agentes, pese a la acumulación de humo y el estado de las llamas.

Los agentes, que volvieron a la vivienda en una tercera ocasión para cerciorarse de que no había más personas, tuvieron que ser atendidos por los sanitarios debido a la cantidad de humo inhalado, toda vez que una dotación de bomberos extinguía el incendio.