Gutiérrez: «He recibido más calor humano de la oposición que del presidente de mi partido»

El hasta ahora concejal habló de la «obsesión enfermiza de venganza» de la que ha sido víctima y aseguró que Amat es «un buen alcalde de pueblo» tras defender la necesidad de que Roquetas sea una ciudad

J. VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

El Pleno de este jueves fue el de la despedida de Francisco Gutiérrez, que como avanzó IDEAL el pasado mes, presentó su renuncia al acta de concejal del PP. El hasta ahora edil llegó a ser segundo teniente de alcalde, dirigió la campaña de Amat en las elecciones municipales de 2019 y se posicionó como uno de los posibles sucesores del veterano edil, pero sus enfrentamientos internos acabaron con el desmantelamiento del área de Desarrollo Urbano que dirigía, su expulsión de la Junta de Gobierno y la retirada de la tenencia de alcalde entre febrero y marzo de 2021. Tras aquella decisión, Gutiérrez renunció a su sueldo y se ha mantenido hasta ahora como concejal del PP.

En su despedida, Francisco Gutiérrez cargó duramente contra Amat y dejó claro que su despedida de la política se ha debido a sus discrepancias con el primer edil, algo que era de público conocimiento, aunque nunca hasta ahora fue reconocido por ninguna de las partes.

Gutiérrez aseguró que «la lealtad no es servidumbre, ni un cheque en blanco que se profesa de forma unilateral, debe ser correspondida y, como mínimo, cimentada en cierta empatía personal». Una lealtad, que según dijo, «he llevado hasta los límites de la irracionalidad».

Visiblemente emocionado en algunos momentos, Gutiérrez lamentó no haber recibido «ni una mísera llamada» desde su cese. Habló de «no ceder al chantaje» y denunció el «empecinamiento en declarar mi muerte civil, la obsesión enfermiza por la venganza». Tuvo palabras de reconocimiento hacia algunos de sus compañeros de partido y los trabajadores municipales, aunque también habló de la única decepción que se lleva con alguno de los funcionarios del Estado en el Ayuntamiento. Pidió perdón a trabajadores y compañeros por las cosas ocurridas y dijo admitir «con tristeza» que «he recibido durante este tiempo más calor humano de la oposición que del presidente del partido al que entregué mi juventud».

El hasta ahora edil desveló graves problemas económicos y de gestión en el Ayuntamiento de Roquetas, pese a «las amargas advertencias de mi predecesora» (en referencia a Eloísa Cabrera, sobre la que dijo que es «una muesca más en la culata»). Hizo una defensa de la necesidad de que el municipio dé un necesario salto para llegar a ser una gran ciudad, para a continuación reconocer que Amat es «un buen alcalde de pueblo».

Como él mismo dijo minutos antes, Gutiérrez recibió palabras de apoyo y reconocimiento de los grupos de la oposición. Del partido que ha representado durante 12 años, las reacciones fueron tensas. aunque su portavoz, José Juan Rodríguez le agradeció su «esfuerzo y trabajo», no sin antes atribuir su intervención «a ese rencor que dices no tener». También el alcalde, aludido en varias ocasiones en su discurso, le dio las gracias por su trabajo y le recordó que «puse la confianza absoluta en ti». Amat también dejó entrever que hace falta disciplina y seguir las directrices del alcalde.