El PP ganó en todos los colegios en Roquetas con una fuerza incontestable

Amat acudió a votar acompañado de su nieto, que votó por primera vez. /
Amat acudió a votar acompañado de su nieto, que votó por primera vez.

Los populares celebraban ayer su nueva victoria en unas elecciones que convirtieron en un plebiscito a los gobiernos de Gabriel Amat

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

Como cada jornada posterior a unas elecciones, la de ayer lunes fue de descanso y análisis en el municipio de Roquetas de Mar, pero también de celebración en el caso de los ganadores y de decepción en el caso de los perdedores, esta vez más si cabe en ambos casos, teniendo en cuenta que todo parecía indicar que se produciría un resultado muy ajustado que finalmente no llegó.

Entre los populares la satisfacción es total. La pérdida de un concejal sabe a gloria cuando los demás partidos no suman aparentemente para el cambio y se ha aumentado incluso el número de votos de hace cuatro años. Conscientes de los problemas surgidos en esta legislatura que está a punto de cerrarse, en cuestiones como las obras, el mantenimiento de las calles y los jardines y la limpieza, los populares siguieron la estrategia de convertir las elecciones del domingo en un prebiscito de todos los mandatos de Amat desde el año 95, recordando la evolución que ha experimentado la ciudad en este cuarto de siglo. Y a la vista de los resultados, la estrategia funcionó en estas elecciones, que salvo sorpresa, eran las últimas para el veterano alcalde y que por tanto se despedirá con una sólida posición en el municipio.

El lado contrario de la balance lo ocupaban ayer el resto de partidos, y muy especialmente PSOE, Ciudadanos y, sobre todo Izquierda Unida-Tú Decides y Equo, que vio perdidos más de 2.000 votos y la mitad de sus apoyos. El PSOE aspiraba a crecer en número de concejales para ser alternativa de Gobierno, y aunque durante la noche electoral estuvo a punto de conseguir un edil más (7 en total) al final se quedaron como están, eso sí, con una subida de más de 1.300 votos con respecto a hace cuatro años.

Una Corporación a priori más cómoda para el PP que la actual

La nueva Corporación salida de las urnas del domingo será, en principio, más cómoda para Gabriel Amat que la saliente, y eso que la actual que está a punto de acabar ha sido relativamente fácil para los populares gracias al apoyo en la primera mitad de Ciudadanos en los asuntos clave, y en la segunda mitad de la concejal no adscrita. En esta ocasión el bloque de la izquierda ha perdido apoyos, quedándose con 8 ediles, y aún entendiéndose con Ciudadanos, no lograrían suficiente apoyo ya que VOX sería necesario para imponer decisiones al PP, caso muy poco probable para un partido que está más cercano ideológicamente al PP que a ninguno.

Ciudadanos por su parte se presentó fuerte en estas elecciones y aspiraban incluso a ganar, la candidatura encabezada por José Montoya se mostró confiada en el respaldo ciudadano, pero finalmente conservó los tres ediles que ya tenían, aunque como en el caso del PSOE con una subida en número de apoyos.

VOX por su parte partían desde cero, por lo que entrar en el Consistorio con tres ediles es un paso importante, que no obstante tiene cierto sabor amargo teniendo en cuenta la fuerza que consiguieron en las andaluzas y las generales recientes.

Destacar también el caso de los pequeños que no consiguieron representación, y que una vez más se convirtieron en una de las claves de los resultados del domingo, teniendo en cuenta que las cinco candidaturas que se quedaron fuera sumaron casi 4.000 votos, que de haber ido a parar a otros partidos que sí entraron, habrían cambiado considerablemente el panorama.

Entrando en el análisis territorial, la fuerza del PP es incontestable en todos los colegios, y si en las pasadas generales llegó a quedar cuarto en algunas zonas del municipio, en esta ocasión su dominio es claro, rondando en todos ellos más de un 30 por ciento del total.

Destacan lugares como la Escuela Municipal de Música de El Parador, el colegio La Molina o el Pabellón Infanta Cristina, donde se superaron el millar de votos. La Cámara Agraria, donde vota Gabriel Amat, el colegio Llanos de Marín de Cortijos de Marín o El Solanillo, están entre los lugares con mayor porcentaje de apoyos para el PP, situándose cerca de la mitad de los votos emitidos.

Por su parte, el PSOE cosechó mayor porcentaje de votos en el colegio Francisco Saiz Sanz, el Virgen del Rosario o Las Lomas, zonas en las que se acercó bastante al Partido Popular.

Ciudadanos, que hace cuatro años concentró la mayor parte de sus apoyos en Aguadulce, perdió votantes en la zona norte, pero los compensó con creces con los que consiguió en Roquetas pueblo. De hecho, de los 3.744 votos que consiguió la formación naranja, alrededor de un millar se reparten entre el colegio Las Lomas, que cubre la zona de su candidato, José Montoya, y el Infanta Cristina.

En el caso de VOX superó a Ciudadanos en el Arco Iris, el Blas Infante, el Saiz Sanz, La Molina, la Escuela de Música de El Parador y La Gloria, que es donde se concentra su mayor número de apoyos.

Del resto de partidos en estas elecciones, las tres formaciones de Aguadulce sacaron mayores apoyos en esta parte del municipio, lógicamente, mientras que Roquetas SI concentró la mayor parte de sus apoyos en Roquetas centro, y Podemos en Las Lomas y Aguadulce.