El futuro bus urbano tendrá cuatro líneas y prevé una aportación municipal de un millón de euros anuales

El bus urbano de Roquetas dará un salto importante con la nueva concesión. /J. VALDIVIA
El bus urbano de Roquetas dará un salto importante con la nueva concesión. / J. VALDIVIA

La línea principal será similar a la M-999 actual y tendrá frecuencias de entre 22 y 30 minutos entre semana, con una variante nocturna

JULIO VALDIVIAROQUETAS DE MAR

El Ayuntamiento de Roquetas de Mar ya tiene el diagnóstico y la propuesta de servicio de transporte urbano, que como se sabe, hace años que se espera en un municipio de 100.000 habitantes que debió diseñarlo cuando superó los 50.000 vecinos.

El proyecto se ha reactivado tras la marcha de Eloísa Cabrera a la Delegación de Fomento, ya que las competencias de Movilidad han sido asumidas esta semana por el concejal de Nuevas Tecnologías, Francisco Gutiérrez, que ya ha mantenido una reunión con los grupos municipales para analizar cuestiones pendientes desde hace años en esta materia con la idea de desbloquearlas, caso de este servicio de autobuses urbanos.

Cuatro líneas, una de ellas incluso con servicio nocturno, son las propuestas por la empresa consultora encargada de diseñar el servicio, que calcula que se necesitarán una decena de autobuses y una aportación municipal para cubrir el déficit del servicio de alrededor de un millón de euros para alcanzar una tasa de cobertura del 46,78 por ciento.

En concreto, el proyecto incluye una línea principal con un recorrido muy similar al de la M-999 que se presta ahora desde el Consorcio Metropolitano; unirá Aguadulce con Las Marinas y operará en una franja horaria de 8 horas en horario punta y otras 8 horas en horario considerado valle, a las que se unirá una variante nocturna con recorrido similar que funcionará los fines de semana. Para esta línea 1 las frecuencias propuestas serán de 22 minutos en los tramos de hora punta, mientras que en horas valle los buses pasarán cada 30 minutos. Los sábados las frecuencias pasarán a 26 y 40 minutos respectivamente y los domingos cada 30 y 60 minutos según la franja punta o valle. Los buses comenzarán a operar a las 7 de la mañana y hasta las 23 horas, lo que supone un cambio drástico teniendo en cuenta que el bus urbano actual de la M-999 finaliza su recorrido en algunos momentos del año a las siete y media de la tarde y que incluso llega a parar al mediodía por descanso de conductores.

En cuanto al bus nocturno de esta misma línea 1, se mantendrá operativo entre la medianoche y las 3.30 de la madrugada con servicio cada hora los fines de semana.

Habrá una segunda línea que recorrerá Aguadulce, con una frecuencia de 11 expediciones diarias cada 44 minutos los siete días de la semana. Las líneas 3 y 4 contarán cada una con 8 expediciones diarias cada 62 minutos, la 3 unirá Roquetas centro con Cortijos de Marín y la 4 conectará Roquetas centro con el Estadio de Fútbol (y en un futuro con el hospital cercano).

En cuanto a la viabilidad económica del servicio, la propuesta que el Ayuntamiento tiene encima de la mesa incluye un contrato por un periodo no inferior a los 10 años y contempla la necesidad de adquirir «como mínimo» 10 vehículos (en la actualidad el servicio urbano cuenta con 3). De esos vehículos, 6 (más uno de reserva) serán de Clase I o II con una capacidad de 95 pasajeros y una longitud de 12-13 metros, es decir, el tamaño estándar de un bus urbano de cualquier ciudad, mientras que para las líneas secundarias se proponen 2 microbuses (más uno de reserva) con capacidad para 30 pasajeros y 8 metros de longitud.

Toda la flota deberá ser de plataforma baja y con condiciones de accesibilidad, sostenibilidad y eficiencia energética que el documento no especifica, ya que se remite a lo que establezca el Ayuntamiento de Roquetas y la Junta de Andalucía.

En cuanto a los costes, el proyecto prevé un gasto total de 1.896.542 euros, de los que la partida más importante corresponderá al personal de conducción, que supondrá un total de 707.131 euros; otra de las partidas más importantes será la de combustible, habiéndose previsto 285.451 euros, mientras que en amortización del material se calculan otros 208.163 euros anuales. Se prevén también 119.923 euros en mantenimiento y reparaciones, otros 34.800 de seguros; 33.700 euros de gastos de financiación; 22.528 en neumáticos y 14.272 euros en lubricantes y aceites. A esas cantidades se suman otros 142.596 euros de gastos generales y 85.558 de beneficio industrial.

Todo ese desembolso se recuperará en parte con los ingresos en la compra de billetes, para lo que el proyecto ha hecho las cuentas en base a la demanda de los servicios actuales en los que el urbano de la M-999 ha sido utilizado por 785.538 viajeros en 2017, con una demanda que en los meses de marzo a septiembre aumenta en más de un 30 por ciento. En total, esa línea recaudó 848.616 euros en 2017, por lo que previendo un ligero aumento de viajeros en 2019, se calcula una recaudación de 887.186 euros este año.

El resto del dinero hasta cubrir los gastos, será aportado por el Ayuntamiento para cubrir el déficit de explotación, es decir, 1.009.355 euros, lo que supone una tasa de cobertura del 46,78%, que se sitúa en la media de la mayoría de las ciudades que tienen este tipo de servicios de transporte urbano.

El estudio también incorpora un apartado sobre los parámetros de calidad del servicio, apartado en el que se incluyen los sistemas de información, pero no se dan muchos detalles al respecto y, a la espera del pliego de condiciones que se saque a concurso, no se prevén sistemas de información electrónica en las paradas, ni megafonía anunciando las mismas, como sí tienen los buses de la capital y de la mayoría de las ciudades actualmente. Únicamente se especifica la existencia de paneles informativos tanto en las paradas como dentro de los buses.

Por último, en cuanto a las instalaciones, se deberá disponer de oficinas, equipos de mantenimiento y limpieza, cocheras y talleres con capacidad suficiente para la flota.

Recorridos de las líneas

Línea 1: Aguadulce- Las Marinas

Partirá en el Puerto de Aguadulce, recorriendo avenida Carlos III, avenida Reino de España, carretera de Alicún (A-391), avenida de Roquetas de Mar, avenida de Sudamérica, avenida Mariano Hernández, avenida del Mediterráneo, calle Américo Vespucio, avenida del Sabinar, avenida del Mediterráneo, avenida de Las Gaviotas, avenida de Playa Serena, Paseo del Golf y avenida Las Marinas.

Línea 1N: Aguadulce-Las Marinas

Se trata del bus nocturno que funcionará los fines de semana entre la medianoche y las tres y media de la madrugada. El recorrido será similar al de la línea 1, pero añadirá a esta un paso adicional por Aguadulce, con parada en el Paseo de las Acacias.

Línea 2: Aguadulce

Partirá desde la zona de Torrequebrada, recorriendo la avenida de Torre Quebrada, calle Los Galos, calle Juan de Austria, calle José Luis Perales, Camino de Torres, Paseo Las Acacias, Paseo de los Castaños, avenida Carlos III y avenida Pedro Muñoz Seca, para concluir en el Palacio de Congresos y Exposiciones. En el regreso el recorrido será similar.

Línea 3: Cortijos

Parte desde el apeadero, recorriendo las siguientes calles y avenidas principales: avenida Curro Romero, calle Adra, plaza Aurora Boreal, calle Casablanca, avenida Pablo Picasso, carretera de La Mojonera y plaza Francisco Rivera. En sentido de regreso el recorrido es similar.

Línea 4: Estadio

Parte como en la línea 3 desde el apeadero de autobuses de la ciudad, con el siguiente recorrido establecido tanto en sentido ida como de regreso: avenida de Curro Romero, calle Adra, calle Casablanca, avenida de Los Depósitos, avenida de Los Estudiantes, y calle José Luis Borges.