Borrar
Reme (derecha) en el homenaje que le hicieron el pasado octubre en la iglesia de Las 200. R. I.
Fallece Reme, una de las hermanas dominicas de Las 200 Viviendas

Fallece Reme, una de las hermanas dominicas de Las 200 Viviendas

El barrio y el pueblo lloran la pérdida de una de las monjas que dedicó toda su vida a sus vecinos más necesitados

JULIO VALDIVIA

ROQUETAS DE MAR

Miércoles, 22 de febrero 2023, 17:29

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El municipio de Roquetas de Mar, y especialmente Las 200 Viviendas, llora este miércoles la muerte de la hermana Reme, una de las monjas dominicas que llevan medio siglo realizando una gran labor social en esta parte de la ciudad, ayudando a los que más lo necesitan.

Reme nació en 1945 en Terradillos de Sedano, un pequeño pueblo de la provincia de Burgos. Ingresó muy joven en la congregación y en 1977 llegó a Roquetas de Mar donde junto a Josefa, otra de las veteranas destinadas al municipio roquetero, dedicó toda su vida a los vecinos. Una labor humilde y desinteresada, por la que las dos recibieron un emotivo homenaje de la parroquia de Las 200 el pasado mes de octubre.

Reme (izquierda) junto al obispo de Almería, Antonio Gómez, entre otros.
Reme (izquierda) junto al obispo de Almería, Antonio Gómez, entre otros. R. I.

Las Hermanas Dominicas centraron su labor inicial en lo que entonces eran barrios muy necesitados y dispersos de Roquetas de Mar y alrededores. Inicialmente se dedicaron a enseñar a leer a adultos y niños, dar catequesis y otras labores educativas, llegando a construir salones para ello y realizando su labor en Cortijos de Marín, La Canal, Los Olivos, El Vínculo, Barrio Archilla o Los Albardinales. Con el crecimiento de Roquetas de Mar comenzaron a centrarse en el área de Las 200 Viviendas, cubriendo problemáticas que llegaron en los 80 como la drogadicción o el alcoholismo, con un compromiso cristiano que también aplicarían poco después y hasta ahora, a los inmigrantes extranjeros, que comenzaron a llegar en esos años de desarrollo.

Reme, como sus compañeras de congregación en Roquetas de Mar, huía del protagonismo y los lujos, se buscó un trabajo un trabajo del que vivir, haciendo la labor religiosa y solidaria en su tiempo libre. Su fallecimiento deja un gran pesar, como se ha podido hoy en el velatorio.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios