Exhibición de excarcelación por parte de los bomberos en la Feria de la Movilidad del domingo. / R. I.

El esperado bus urbano sigue a la espera de que el Ayuntamiento licite el contrato

El pliego, según anunció entonces el propio Ayuntamiento, está listo para su licitación desde principios de 2020, pero sigue sin salir a concurso

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

En la Semana Europea de la Movilidad, que se celebra estos días, ha vuelto a ponerse de manifiesto la tranquilidad con la que el Ayuntamiento de Roquetas de Mar se está tomando la puesta en marcha del servicio de transporte urbano. Un servicio que según la Ley de Bases de Régimen Local es obligatorio para los municipios de más de 50.000 habitantes, cifra que el municipio roquetero ya superó hace casi 20 años.

Días antes del inicio de la Semana de la Movilidad, el asunto volvió a salir en el Pleno de este mes de septiembre, cuando el portavoz del PP, José Juan Rodríguez, contestó a las preguntas de la oposición sobre el retraso en el inicio del servicio, que como se sabe, está diseñado y aprobado desde hace años. El edil aseguró que el pliego del contrato está en los servicios de Contratación para su revisión antes de su salida a concurso.

Los pliegos están desde 2020

Sin embargo, hay que recordar ya a principios de 2020, el entonces concejal de Desarrollo Urbano, Francisco Gutiérrez, anunció lo mismo, con la finalización de la redacción de los pliegos del contrato, para su inminente salida a la licitación que nunca llegó, pese a que el Ayuntamiento lleva años incluyendo en sus presupuestos una partida para la puesta en marcha del servicio.

La pandemia de la covid-19 que llegó poco después fue la justificación ese año para la paralización, pero un año después, concretamente en agosto de 2021, el alcalde, Gabriel Amat, anunció la salida a concurso del servicio a finales de ese mismo año o principios de este 2022, que nuevamente tampoco se cumplió.

Lo último que se supo del servicio, semanas después del anuncio de Amat, fueron los temores de un nuevo retraso con la solicitud de ayudas para la compra de buses eléctricos dentro de la convocatoria del Ministerio de Transportes para la descarbonización de las ciudades, ya que los plazos incluidos por el Consistorio en su petición contemplaban la entrada en funcionamiento de estos vehículos para agosto de 2024, además de un rediseño del servicio aprobado en 2019. Finalmente aquella subvención no llegó, ya que según admitió el propio Ayuntamiento, el Ministerio argumentó que no había servicio al que adscribir estos vehículos al no tener Roquetas un bus urbano funcionando.

Mientras tanto, las voces que reclaman un servicio urbano de transportes siguen presentes en la ciudad, empezando por todos los grupos de la oposición, que coinciden unánimemente en la necesidad de que Roquetas incorpore un bus que comunique los barrios como tienen todas las ciudades de su tamaño y otras más pequeñas como El Ejido.

Críticas del PSOE

Precisamente este fin de semana el PSOE de Roquetas se mostró muy crítico con las celebraciones de la Semana Europea de la Movilidad, ya que según su portavoz, Manolo García, «no hay nada que celebrar en Roquetas».

El edil socialista calificó de «vergüenza» el «pasotismo» de Amat con el bus urbano, que «lleva años y años dando largas, desoyendo las demandas ciudadanas y la oposición y sigue sin hacer nada para su implantación». Para Manolo García «es imposible encontrar una ciudad en España del tamaño de Roquetas de Mar, que tenga tantísimo retraso y déficit de transporte público».

Además de la oposición, colectivos como los pensionistas también se están movilizando desde hace tiempo para reclamar el bus urbano. De hecho, hace unos meses los mayores del municipio llegaron a recoger casi 2.000 firmas en este sentido.

Como se sabe, sin bus urbano real, el Consorcio de Transportes viene asumiendo los tráficos internos del municipio a través de sus líneas metropolitanas, cuyos recorridos discurren casi en su totalidad por los ejes viarios principales, dejando barrios sin apenas comunicación. El bus urbano diseñado en 2019 pretendía acabar con ese déficit con una línea principal entre Las Marinas y Aguadulce y varias líneas para conectar zonas como Aguadulce, Cortijos de Marín o el hospital.

El servicio también iba a acabar con la ausencia total de beneficios en los billetes para colectivos como estudiantes, pensionistas o personas con discapacidad, que tienen descuentos o gratuidad según el caso, en los urbanos de la mayoría de las ciudades. Además de añadir servicios hasta ahora ausentes, pero comunes en otras localidades como El Ejido, como los buses nocturnos.

Éxito de la Feriade la Movilidad

El alcalde, Gabriel Amat, celebró ayer la participación en las actividades de la Semana de la Movilidad, entre las que destacó la Feria 'Ponle freno' de este pasado fin de semana, que atrajo a numeroso público especialmente a los conciertos y barras instalados, así como exhibiciones de seguridad vial. También mencionó la respuesta conseguida por el bus turístico que funciona estos días.