La Escuela de Familia de Roquetas cierra el curso con la participación de más de 140 familias en 40 sesiones

La concejal de Familia, Loles Moreno, ha hecho un balance positivo de esta iniciativa dedicada a mejorar las relaciones de las familias

J. VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

Un taller de percusión corporal celebrado estos días en el Parque Andrés Segovia de Aguadulce, ha servido para cerrar la Escuela de Familias del Ayuntamiento de Roquetas de Mar, un ciclo de talleres en el que han participado más de 140 familias en 40 sesiones grupales y seis jornadas organizadas en fechas señaladas.

«El objetivo es que padres y madres expresen libremente sus emociones en su rol de cuidadores y evolucionen de forma positiva en la relación con sus hijos», apuntó la responsable de la Concejalía de Familia, Loles Moreno, de la que depende esta iniciativa.

Según la edil, el programa anual de la Escuela de Familias ha supuesto una considerable mejora en las relaciones familiares a través de la integración de gran cantidad de recursos y estrategias. Con ello se ha pretendido gestionar positiva y eficazmente situaciones que, sin estos procesos de enseñanza-aprendizaje, resultan complejas de manejar en el día a día.

De hecho, de acuerdo con la valoración del Ayuntamiento, las familias que asisten con regularidad a las sesiones mejoran significativamente sus competencias en parentalidad positiva a través de un programa semanal de entrenamiento. Con lecturas, prácticas, planes de acción y compromisos, actúan con más consciencia y sensibilidad antes las diferentes etapas vitales por los que atraviesan sus hijos, comprendiendo y atendiendo a las necesidades específicas de cada momento.

En el caso del taller de percusión corporal que ha servido para cerrar el curso, los participantes aprendieron coreografías percutiendo diferentes partes del cuerpo. Todo ello de la mano de Rocío Correa, licenciada en musicología por el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid.