Ecologistas en Acción pide más protección para la posidonia

Ecologistas en Acción pide más protección para la posidonia

La organización recordó el valor medioambiental, turístico y pesquero de este espacio, y reclama medidas para mejorar su estado y protección

J. VALDIVIAROQUETAS DE MAR

Semanas después de la celebración de la primera edición de la Semana de la Posidonia, organizada por el Ayuntamiento de Roquetas de Mar y la Universidad de Almería, la organización Ecologistas en Acción del municipio roquetero ha reclamado avanzar en la protección y regeneración de estas praderas marinas.

La organización considera que «no podemos dejar en meras palabras» la protección de la posidonia oceánica, ya que «la verdadera protección de estas fanerógamas marinas, que no son algas, tiene que pasar por una serie de actuaciones y aplicación de normativas que llevan 18 años de retraso».

Tras recordar que Roquetas de Mar cuenta con una de las praderas mejor conservadas, que tiene la catalogación de Monumento Natural, la organización reclama medidas para su protección y recuperación, para las que no es necesario invertir «ingentes cantidades de dinero». Así, proponen la revisión periódica y actuación sobre el funcionamiento de las estaciones depuradoras; control y limpieza de los vertidos y plásticos que aparecen en las ramblas; delimitación con balizas del Monumento Natural e información ciudadana, impulso y regulación del turismo activo; mayor presencia «de una policía con un mayor grado de conocimiento de lo que necesitamos que proteja»; colaboración entre asociaciones vecinales, sociales y ecologistas y las administraciones de los distintos ámbitos según las competencias asumidas, y trabajo específico con el sector pesquero y el sector agrícola.

Ecologistas en Acción de Roquetas de Mar ha recordado que «las praderas de posidonia oceánica también pueden proporcionar enormes beneficios humanos e industriales, como sumidero de carbono, control de la erosión costera, turismo sostenible, y en general empleo y riqueza». Además «constituye uno de los espacios más efectivos de conservación de biodiversidad marina (más de 800 especies animales y vegetales, según el Diagnóstico Ambiental del Municipio de Roquetas de Mar elaborado por el Ayuntamiento) y, como consecuencia, la proliferación de especies de interés pesquero». En este sentido, la asociación explica que «no todo es conservar y reservar, como nos acusan en ocasiones, también entendemos la necesidad de una economía local, ajustada a su entorno y minimizando los impactos».

Ecologistas recuerdan que la limpieza de las playas cuesta cada año miles de euros, mientras que la posidonia las «protege gratuitamente». «Solo hay que pasear por nuestra costa tras un temporal y contemplar cómo afecta de forma diferente a nuestras playas según tengan delante la barrera de posidonia o no».

Además, aseguran que lo más importante para el sector turístico es la calidad de las aguas de las playas y en este campo la posidonia aporta mucho. Por ello, «el mantenimiento de los beneficios económicos que genera la posidonia depende de la estabilidad del espacio a largo plazo, así que hay que ponerse en marcha para compatibilizar los distintos usos humanos con la conservación».

Sin embargo, en la actualidad la posidonia es «maltratada», según aseguran los ecologistas, «con actuaciones y desidia como la evacuación de la Balsa del Sapo, con el consabido vertido de aguas contaminadas y cambiando la salinidad de la zona sin conocer las consecuencias. O con los emisarios submarinos y vertidos incontrolados de una depuradora que no llega a cubrir las necesidades de este municipio, sobre todo cuando hay lluvias intensas o crece la población en periodos vacacionales. Con el paso de vehículos acuáticos de motor, como las motos de agua u otras embarcaciones recreativas, o con la pesca ilegal».