Detienen las obras del futuro museo histórico por problemas en la estructura de la casa Anita Guerrero

Detienen las obras del futuro museo histórico por problemas en la estructura de la casa Anita Guerrero

Los técnicos han desaconsejado seguir con las obras de rehabilitación del edificio y el Ayuntamiento busca ahora otras opciones

JULIO VALDIVIAROQUETAS DE MAR

Incierto futuro para el proyecto del futuro museo histórico de Roquetas de Mar que se comenzó a ejecutar hace unas semanas en la conocida como 'Casa Anita Guerrero', en plena plaza de la Constitución.

Al parecer, durante el proceso de adaptación de la histórica casa los operarios se han encontrado con un estado de la estructura peor del esperado, por lo que habrá que replantearse todo el proyecto.

Así lo desvelaba en las redes sociales esta semana el concejal de Desarrollo Urbano, Francisco Gutiérrez, quien aseguró que «lamentablemente, los técnicos nos desaconsejan continuar con el proyecto de rehabilitación por el mal estado que presentan elementos estructurales claves que pondrían en riesgo la seguridad del futuro museo y sus visitantes».

«Renunciar a la fachada o al patio interior con su pozo, sería negar parte de la historia de esta ciudad, por ello hay que redoblar esfuerzos para mantenerlos e integrarlos en la nueva actuación que llevemos a cabo», avanzó el edil, dejando entrever un nuevo proyecto que obligará a hacer una estructura completamente nueva pero conservando la fachada y el patio interior con su pozo.

Desde el Ayuntamiento de Roquetas de Mar se guarda silencio por el momento sobre el futuro de este esperado proyecto, que como se recordará está cofinanciado en un 80 por ciento con fondos FEDER, Fondo Europeo de Desarrollo Regional, en el marco de la Estrategia DUSI de Roquetas de Mar, RM2020, y cuenta con un importe de adjudicación de 630.761 euros.

Cuando se produjo la adjudicación, el pasado mes de mayo, el alcalde, Gabriel Amat, señaló que el futuro museo «mostrará a todas las personas que vengan de visita lo que era Roquetas y lo que es Roquetas, lo que hemos logrado y lo que somos, con el esfuerzo y trabajo de todos los hombres y mujeres del municipio de Roquetas». Un proyecto que, según valoró el propio alcalde, «va a ser historia en el municipio».

El Museo responde a la finalidad de contar, divulgar y poner en valor la historia reciente de Roquetas de Mar; un municipio que en 1940 contaba con 3.620 habitantes y hoy ya supera los 100.000 habitantes censados. La historia de un municipio donde el modelo territorial almeriense se manifiesta de forma más intensa, debido a tres procesos territoriales: las transformaciones agrarias, los turísticos vacacionales y la dinámica de la aglomeración urbana de Almería, según ponía de relieve el proyecto de rehabilitación, ahora detenido por los problemas estructurales detectados.

El objetivo de la iniciativa, que se supone que se mantendrá en la nueva actuación que se lleve a cabo, es el de crear un museo de la historia local, en especial, de los últimos 50 años, que además servirá como punto de información turística. En definitiva, que tenga como fin la promoción, la puesta en valor y la difusión de la historia y la cultura de Roquetas de Mar.

El proyecto suspendido ahora, dividía el edificio original en diferentes zonas temáticas por épocas históricas para las que se aprovecharan las salas de la vivienda. Así, además de una recepción de 9,3 metros cuadrados, se había previsto una sala para las décadas de 1950 y 1960 con 18,8 metros cuadrados, otra para 1970 con otros 21,7 metros, la de 1980 ocupará 11,5 metros, mientras que para 1990 se contaba con dos salas de 6,8 y 7 metros cuadrados. Por último, desde el año 2000 hasta la actualidad se previó una sala de 12,2 metros cuadrados. Respecto al esquema de funcionamiento, la entrada principal del edificio pensaba realizar por la fachada norte a través del patio, que iba a servir de espacio de encuentro y espera, y que se abría a la calle 28 de Febrero manteniendo la puerta de la plaza de la Constitución como salida en caso de incendio.

En la zona de las construcciones anexas se planteaban los espacios de apoyo al museo: aseos y circulaciones. Desde el patio arrancaban las escaleras de uso público que acceden a la cubierta, que se quería que fuera transitable y accesible a los visitantes.

En el proyecto, el patio se mantenía en su forma original, manteniendo el pozo y ampliándolo con la zona actualmente ocupada por el garaje, dejando una visión más limpia del patio y del edificio principal. Además, en el patio se planteaba la instalación de unos toldos textiles autoportantes.

Ahora habrá que esperar qué pasos da el Ayuntamiento para llevar a cabo este proyecto, que ya despertó cierta controversia cuando la plataforma 'Unidos por Turaniana' criticó la destrucción del techo y el suelo originales de esta vivienda histórica de Roquetas de Mar.