La depuradora de Roquetas da nuevos pasos para convertirse en una 'ecofactoría'

La obtención de energía con biogás producido en la planta, nidos para insectos y murciélagos, o los trabajos para implantar el terciario, son proyectos en los que se trabaja

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

La Estación Depuradora de Roquetas de Mar sigue dando nuevos pasos para convertirse en una 'ecofactoría', un concepto sostenible de este tipo de instalaciones que la empresa concesionaria Hidralia se ha marcado para este complejo roquetero.

De esta forma, el antiguo tratamiento de aguas residuales, con el objetivo de someterla a procesos para devolver el agua al medio de la mejor manera posible, está dando paso a un nuevo concepto que busca dar un uso a esas aguas, tanto industriales como agrícolas, así como valorizar los residuos resultantes de estos procedimientos, como por ejemplo la generación de energía como el biogás.

De esta forma, entre las actuaciones que se quieren emprender, se están solicitando diferentes subvenciones con el objeto de reducir el consumo eléctrico y aprovechar los recursos disponibles para reducir la huella de carbono. De hecho, se ha concedido por parte del IDAE la instalación de paneles solares con un total de 100 KW de fotovoltaica. Además, se ha solicitado al mismo organismo una ayuda para un proyecto muy ambicioso que consiste en convertir el biogás que se produce en la fase de digestión en energía eléctrica.

Será una energía que la propia planta aprovechará para su abastecimiento e incluso para la recarga de la flota de vehículos eléctricos con los que cuenta. De esta manera en la instalación ya se encuentra implantada una electrolinera, que podrá hacer uso de esa energía proveniente de la propia planta.

'Hotel' para insectos

Por otro lado, y en el ámbito de la biodiversidad, Hidralia trabaja en la instalación en la propia depuradora de su primer 'hotel' para insectos, así como de nidos para pájaros y murciélagos. Una iniciativa que se encuentra dentro del trabajo de naturalización de las instalaciones con las que cuenta Hidralia en Roquetas y que permitirá la transformación de un lugar cuyo color predominante se asocia con el gris a otro en el que el verde sea el verdadero protagonista.

Estos proyectos se unen al reciente inicio de los trabajos en la EDAR roquetera para regenerar el 100% de las aguas residuales tratadas, que serían destinadas a los invernaderos de la zona para riego. Se trata del llamado tratamiento terciario.

Para ello se sustituirán equipos y dispositivos del proceso de depuración con el objeto de garantizar la operatividad del uso terciario de la EDAR. Se ampliará la línea existente y se obtendrá agua regenerada que además de cumplir con los requisitos de la normativa, tendrá la mayor calidad posible en materia de reutilización alcanzando la calificación de agua tipo A, el máximo posible que contempla tanto el actual reglamento español en materia de reutilización de agua como el próximo del Parlamento Europeo de 2023.

El proyecto cuenta con una inversión proveniente de la Junta de Andalucía de casi seis millones de euros y un plazo de ejecución de obras, que acometerá la propia Hidralia, de 10 meses. Con la actuación se conseguirá que los 8,3 hm3 que de media que se tratan ahora en este complejo, se puedan aprovechar al 100% (hasta llegar a un máximo de 11,3 hm3) para su uso agrícola.

De esta manera, los mayores beneficiados serán los agricultores de la zona, entre ellos los de la comunidad de regantes de Sol y Arena, ya que esta obra de emergencia pretende garantizar el agua a los cultivos. En un futuro, y tal y como se anunció hace años, esa agua podría usarse para riegos de jardines públicos y de campos de golf, el baldeo de calles o limpiezas de alcantarillado, minimizando de manera considerable el impacto actual que existe sobre los acuíferos.