La depuradora de Roquetas incorpora nuevos equipos de deshidratación de fango

El objetivo es mejorar la eficiencia del proceso de depuración y seguir avanzando en la reducción del impacto ambiental de la planta

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

Hidralia, empresa concesionaria del servicio de agua potable y alcantarillado de Roquetas, sigue trabajando para dar pasos hacia la modernización y la aplicación de nuevas tecnologías en la Estación Depuración de Aguas Residuales (EDAR) de Roquetas de Mar, que como se sabe presta servicio a Vícar, La Mojonera y San Agustín (El Ejido), además del municipio roquetero.

De esta forma, la compañía anunció que ya ha puesto en marcha un nuevo equipo de deshidratación de fango, tras la inversión realizada por parte del Consorcio del Ciclo Integral del Agua del Poniente (CIAP).

Este nuevo equipamiento tiene una mayor capacidad de tratamiento y la tecnología aplicada conseguirá aumentar la sequedad de los fangos deshidratados generados, reduciendo así tanto el peso como el volumen del residuo generado. Asimismo, la tecnología del propio equipo es más eficiente, por lo que se reducirá el gasto energético necesario para la generación de esto fangos, que tienen una aplicación directa en la agricultura.

Estos últimos avances tecnológicos permitirán, por tanto, que se reduzca la huella de carbono de la EDAR, reforzando el compromiso que tanto Hidralia como CIAP tienen con le medio ambiente y con la gestión sostenible del agua.

Con la adquisición de este dispositivo la EDAR de Roquetas sigue avanzando en su intención de reducir el impacto de su actividad en el medio ambiente, colaborando por tanto en la reconstrucción verde de Roquetas, a través de la eficiencia energética, llegando a reducir su consumo y con el objetivo de autoabastecerse, se destacó desde la empresa concesionaria.

Por otro lado, también trabaja para lograr el residuo cero y conseguir aprovechar sus desechos para nuevos usos. Todo ello permitirá que la planta se convierta en una Biofactoría, una nueva alternativa en la gestión de residuos basada en la economía circular.