Denuncian ante la Guardia Civil la existencia de un pozo abierto y sin señalizar al norte de Aguadulce

La Asociación de Vecinos de Las Colinas también ha remitido escritos denunciando su presencia ante la Junta de Andalucía y la Subdelegación

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

La Asociación de Vecinos Las Colinas de Aguadulce ha presentado denuncia ante la Guardia Civil tras haber comprobado personalmente la existencia de un pozo sin señalizar y sin tapar correctamente, al norte de Aguadulce en un camino frecuentado por senderistas.

La asociación de vecinos se acercó al lugar tras tener conocimiento de su existencia, al haberlo comunicado senderistas residentes en este barrio de Aguadulce, ante la peligrosidad que presenta el citado pozo.

El presidente de la asociación, Juan Carlos Oyonarte, ha asegurado a IDEAL que se ha presentado igualmente un escrito a la Subdelegación del Gobierno y a la Junta de Andalucía, a las que atribuye la responsabilidad del control de este tipo de viejas instalaciones mineras existentes en la Sierra de Gádor.

«Es un pozo peligroso que no está tapado, solo con que un niño se asuste ante la presencia de cabras, que son habituales allí, y corra, puede acabar metido en el pozo», critica el presidente del colectivo vecinal, que ha lamentado igualmente que nadie haya denunciado la existencia del pozo abierto pese a que tras la denuncia realizada el domingo a través de las redes sociales, hayan sido numerosos los comentarios que confirmaban que muchos viandantes habituales en estos lugares, conocían su existencia.

La única medida de seguridad que presenta el pozo, que según los testigos presenta bastante profundidad, es una valla metálica de escasa consistencia y que según Oyonarte «es como si no tuviera nada». La valla habría sido colocada por alguno de los senderistas que recorren la zona habitualmente, para dar un mínimo de seguridad a un pozo que para los denunciantes, debe ser cerrado convenientemente para garantizar la seguridad de los que usan los senderos cercanos.

El pozo se encontraría ubicado al norte de la Autovía del Mediterráneo, pudiendo llegarse a él desde la rambla de San Antonio, que conectaría con un camino de senderismo que pasa a escasa distancia del agujero, también se puede acceder desde un barranco desde el semienlace de la A7 en Aguadulce.

Hay que recordar que no es la primera vez que se denuncia la existencia de este tipo de pozos y su peligrosidad. La Sierra de Gádor está llena de instalaciones mineras abandonadas y justamente hace unos meses desde Izquierda Unida se advertía de la peligrosidad de los mismos, tal y como recogió entonces IDEAL.

La formación organizó el pasado mes de febrero una ruta de senderismo para difundir y defender la puesta en valor de los senderos de la Sierra de Gádor, que a su juicio tienen un gran potencial turístico. En ella, los participantes pudieron ver la presencia de pozos sin señalización y tapados de manera rudimentaria por los propios senderistas, lo que motivó la reclamación de que los mismos sean sellados y señalizados convenientemente para posteriormente proceder a homologar los citados senderos, según se dijo entonces desde esta formación política.