CSIF denuncia a Urbaser por contratar una empresa para minimizar la huelga de basuras

Las basuras ya comienzan a acumularse en las calles en las primeras horas de huelga. /J. VALDIVIA
Las basuras ya comienzan a acumularse en las calles en las primeras horas de huelga. / J. VALDIVIA

El sindicato asegura tener fotografías y vídeos de la actuación de operarios y vehículos que están recogiendo basuras, vulnerando así los derechos de huelga de los trabajadores

J. VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF Almería, ha informado este lunes de la interposición de una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil contra la empresa concesionaria del servicio de limpieza y recogida de basuras de Roquetas de Mar, Urbaser, por vulneración de derechos fundamentales, en concreto, por contravenir el derecho a huelga de los más de 200 trabajadores de dicho servicio.

El sindicato asegura haber podido comprobar que Urbaser ha utilizado los servicios de otra empresa para minimizar los efectos de la huelga. Es por ello que ha presentado una demanda ante la Benemérita, aportando tanto fotografías como vídeos, identificando a los operarios y las matrículas de los vehículos que están realizando el servicio, además de poner la denuncia en manos de los servicios jurídicos del sindicato.

Este lunes se celebró una reunión a tres bandas entre representantes de los trabajadores y de la multinacional, así como del Ayuntamiento de Roquetas. Fuentes municipales se han mostrado optimistas con la próxima resolución del conflicto, que el alcalde, Gabriel Amat, confía en que quede solucionado en los próximos días.

El sindicato CSIF, mayoritario en la concesionaria, ha recordado que esta huelga, cuyos servicios mínimos «ya tuvo que fijar el Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación por la falta de voluntad de la empresa», tiene su origen en 2015, cuando «se bloquearon las negociaciones del nuevo convenio laboral de Urbaser, tanto por parte de la empresa como del propio Ayuntamiento».

Desde entonces la parte social no ha parado de «intentar sentarse» a dialogar sobre el nuevo acuerdo. Sin embargo, ante la «falta de interés por sendas partes», los trabajadores decidieron, en agosto de 2017, convocar manifestaciones y huelga que, finalmente concluyeron con la firma de un acuerdo entre el comité de huelga y los representantes municipales.

El documento firmado entonces, recoge el compromiso de iniciar las negociaciones en enero de 2018, para la recuperación del poder adquisitivo y el mantenimiento de las jornadas pactadas en el acuerdo de 2017. Con todo, después de mantener varias reuniones durante 2018 y 2019, el comité de empresa considera que, «la empresa con la posible complicidad del Ayuntamiento, pretenden acabar con el bienestar social y económico de los trabajadores, negándose a materializar en el nuevo convenio el acuerdo firmado en 2017». Según explican los trabajadores este hecho supondría la bajada de salarios, la libre disposición de la empresa para modificar la jornada laboral y los horarios o la supresión de asuntos propios y de los domingos y festivos, entre otras medidas.