IU critica el silencio dos meses después de las denuncias de irregularidades de Barrionuevo y exige responsabilidades

La coordinadora y candidata de la formación, Belén Pérez, ha mostrao su extrañeza por el silencio del Ayuntamiento y especialmente del alcalde, Gabriel Amat, ante la gravedad de las acusaciones

J. VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

Izquierda Unida ha exigido responsabilidades y transparencia ante lo ocurrido con el concejal de Turismo, Francisco Barrionuevo, sobre cuya denuncia ante la Policía Nacional por la supuesta falsificación de su firma y su posterior comparecencia en el Pleno, a petición de la oposición, en la que habló de numerosas irregulares en el Ayuntamiento, no se ha vuelto a saber nada.

La denuncia se presentó en octubre y a principios de noviembre se celebró un Pleno, que se saldó con la petición del alcalde a su concejal de un informe completo sobre las mencionadas firmas y de otras supuestas irregularidades que salieron a la luz. Casi dos meses después, Izquierda Unida Roquetas denuncia que «tras pedir la visualización del expediente con el supuesto informe sobre las irregularidades nos hemos llevado la desagradable sorpresa de que solo hay un acuse de recibo firmado por Barrionuevo: ni más insistencia por parte de Amat, ni una investigación de oficio, nada».

Para Belén Pérez, concejal y candidata de IU Roquetas de Mar a las próximas municipales, «no se comprende la actitud de Gabriel Amat y su equipo de Gobierno; en cualquier otro ayuntamiento con una mayor cultura democrática hubiera saltado por los aires, en cambio, aquí en Roquetas de Mar no ha pasado nada: Barrionuevo y Amat se van juntos a Fitur y tan amigos. Muestra de la tolerancia que campa en el consistorio ante las irregularidades», dijo.

Siguiendo el mismo hilo, Belén Pérez ha recordado que «se trata de algo muy grave, no podemos olvidar que en aquel pleno, además de las supuestas firmas falsificadas y denunciadas, salieron a flote temas tan serios como devolución de subvenciones por no ejecutar los proyectos a los que estaban destinados, facturas de servicios no prestados, precios inflados, incluso de cómo se ha puesto en peligro la vida de propios y visitantes por las dificultades encontradas en la propia administración para conseguir un motor para una lancha de Protección Civil».

Según la organización de izquierdas «la actitud de Amat ante estos hechos tan graves solo tienen dos explicaciones posibles: o el caos de su equipo de gobierno le supera, por lo que debería dar un paso a un lado, o es el mal menor y lo que salió en aquel pleno solo es la punta del iceberg. En cualquier caso, la situación es insostenible y los máximos perjudicados son las y los roqueteros».