El PP busca recuperar el voto perdido hacia VOX y el PSOE confía en repetir el éxito en las municipales

El PP busca recuperar el voto perdido hacia VOX y el PSOE confía en repetir el éxito en las municipales

VOX ganó en Campillo del Moro, El Parador, Las Marinas y Cortijos de Marín, mientras que el PSOE ganó en Aguadulce y Roquetas, y el PP en El Solanillo

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

Con las elecciones municipales a menos de un mes, que en el caso de Roquetas de Mar se presentan como las más abiertas de las últimas convocatorias, todos los partidos analizaban este lunes los resultados de las generales del domingo. Todos ellos coinciden en que los datos no son extrapolables, pero sí marcan tendencias que están estudiando de cara a sus estrategias de las próximas semanas. La idea generalizada entre la oposición es que el resultado del domingo, con un PP en tercera posición, dejándose 6.000 votos, refleja la debilidad en la que se encuentran los populares, llegando alguno a anunciar un «fin de ciclo» en el Ayuntamiento de Roquetas de Mar.

Un análisis que no comparten en el Partido Popular. Visiblemente tocados, tanto en la noche del domingo como hoy lunes, los populares roqueteros miran ya a las municipales, en las que se juegan un gobierno que lleva ya 24 años al frente del Ayuntamiento de Roquetas. En el PP se ha respondido al resultado con un trabajo vertiginoso que se inició ayer mismo y que según explicaba a IDEAL el concejal de Nuevas Tecnologías y número 3 de la candidatura, Francisco Gutiérrez, pretende llevar a todos los vecinos la gestión realizada en estos años para «transformar» Roquetas en una ciudad y para dar a conocer sus planes de futuro. Gutiérrez tiene claro el análisis del resultado del domingo: «la suma de los votos de PP y VOX es nuestro resultado de siempre». Ha sido, reconoce, un voto de «protesta» porque «quizá hemos descuidado nuestro votante tradicional», un fenómeno que compara con el que sufrió el PSOE con Podemos, y que espera que acabe con el regreso de los votantes perdidos hacia la ultraderecha, sobre todo cuando entiendan el daño que hace a las opciones conservadoras la división de su voto, explica.

En el PSOE el resultado tiene un simbolismo muy especial. Los socialistas seguían hoy celebrando una victoria, que pese a ser ajustada, ya que menos de 100 votos separaban a los socialistas de los apoyos recibidos por VOX, sabe a gloria porque por primera vez en más de tres décadas se ha conseguido «pintar de rojo el mapa de Roquetas», como repetía insistentemente su secretario general y candidato a la Alcaldía, Manolo García. La sede del PSOE roquetero fue una fiesta el domingo por la noche, una jornada en la que por primera vez en mucho tiempo se invirtieron los papeles entre los dos grandes partidos tradicionales. La esperanza de los socialistas es que esa fuerza se mantenga o incluso aumente en las municipales, para lo que se sigue apelando al voto progresista para evitar que el Ayuntamiento de Roquetas acabe gobernado por una coalición participada por la ultraderecha de VOX.

Para el candidato a la Alcaldía de IU, Juan Pablo Yakubiuk, aunque el resultado del domingo no se puede trasladar a las municipales, sí refuerza la idea de que Roquetas de Mar se encuentra en un «cambio de ciclo» que augura «el inicio de la despedida de Amat». Desde la formación se mostraron contentos y ahora se trabajará para trasladar a la ciudadanía la idea de que «la movilización es fundamental, se ha demostrado que la gente tiene que movilizarse y se puede terminar con el gobierno de Amat».

El equipo de José Montoya, candidato de Ciudadanos, lleva tiempo convencido de que en las municipales de mayo van a dar la sorpresa. Una sensación que las generales ha reforzado tras doblar con creces sus votos y con unos resultados que muestran un PP con debilidades que, como el resto de contrincantes quieren aprovechar con un proyecto renovado.

Entre la militancia de VOX el sabor es agridulce, los datos conseguidos en Roquetas y en otros municipios del Poniente fueron espectaculares, con una segunda posición alcanzada tanto en Roquetas como en Vícar y La Mojonera, pero el resultado nacional se queda muy por debajo de las expectativas que se marcaron.

Resultados por barrios

En el municipio roquetero VOX fue la primera fuerza en Campillo del Moro, Cortijos de Marín, El Parador y Las Marinas, mientras que el PSOE ganó en Aguadulce y Roquetas pueblo. Hay que mencionar que Ciudadanos estuvo especialmente fuerte en Aguadulce, donde apenas medio centenar de votos les separaron de los socialistas, y en Campillo del Moro, donde también quedaron en segunda posición solo por debajo de VOX, igualmente a menos 50 votos. En Roquetas la diferencia de Cs con respecto al PSOE y VOX, los grandes vencedores de la noche, fue mucho mayor. Por su parte, el PP únicamente se impuso en El Solanillo, lugar en el que VOX se quedó a solo 7 votos (88 contra 81), a mucha distancia ambos de las demás formaciones. Los populares llegaron a quedar cuartos en Aguadulce y Campillo del Moro, feudos tradicionales suyos.

De cara a las municipales está por ver el reparto de votos entre las diferentes formaciones. El PP logró hace cuatro años 10.369 papeletas, mientras que en estas elecciones generales fueron 7.813 las conseguidas. Por su parte, el PSOE, que en las municipales de 2015 logró 5.316 votos, en estas generales prácticamente dobló esa cifra llegando hasta los 9.101. VOX parte desde cero en las municipales, ya que hace cuatro años no se presentó, y el pasado domingo consiguió 8.940 votos, mientras que Ciudadanos, que en las municipales de 2015 sacó 3.096 votos, en estas elecciones generales alcanzó los 7.417, es decir, más del doble. Por último, mencionar el caso de Podemos-IU-Equo, que en las generales del domingo sumó 3.911 votos, mientras que en las municipales de 2015 logró 3.240 para IU y otros 1.470 para Tú Decides (donde estaba entonces Podemos y Equo).