El baluarte del Castillo de Santa Ana recuperará su aspecto original tras una rehabilitación de 5 meses

Las obras se están ejecutando desde hace unas semanas. /R. I.
Las obras se están ejecutando desde hace unas semanas. / R. I.

La zona se encontraba deteriorada por una mala solución constructiva en su día, que no impermeabilizó la terraza-mirador del baluarte, según los técnicos.

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

Desde hace unas semanas se vienen ejecutando en el Castillo de Santa Ana las esperadas de restauración de paramentos y cubierta de este edificio reconstruido, ante el mal estado que presentaba la fachada situada frente al mar.

El proyecto, que está siendo ejecutado por la empresa Jarquil, tiene un presupuesto de 83.169 euros (100.634 con IVA incluido) y un plazo de ejecución de 5 meses, lo que supone una ligera rebaja con respecto al importe con el que se sacaron a concurso las obras y para el que se presentaron tres ofertas.

Como se recordará, el estado de la fachada fue objeto de quejas en su día y concretamente Izquierda Unida reclamó su arreglo ante el deterioro que sufría y que afectaba tanto a la imagen del que posiblemente sea el edificio más turístico del municipio, como a la seguridad de los viandantes que pasan por esta zona, en la que se encuentra un tramo de paseo peatonal marítimo que une el Puerto con la playa de La Bajadilla.

De acuerdo con el informe incluido en el pliego de condiciones con el que salió a concurso el proyecto, y al que ha tenido acceso IDEAL, los técnicos consideran que el edificio del Castillo de Santa Ana «se encuentra en general en buena estado», pero sí señalan que «una mala solución constructiva de la terraza-mirador del baluarte ha provocado filtraciones que han deteriorado los paramentos verticales que se encuentran por debajo del nivel de dicha terraza». «Esta falta de impermeabilización, junto con la enorme exposición a la salinidad del mar de este elemento, ha provocado humedad en los muros perimetrales, que se traduce en grandes manchas de humedades, deterioro del revestimiento y desprendimientos de este en las zonas más castigadas», aseguraron los técnicos que redactaron el proyecto hace un año.

Por ello, los trabajos para el arreglo de esta parte del Castillo y evitar que vuelva a suceder lo mismo, incluyen el levantamiento de la totalidad del pavimento de la terraza y parte del relleno hasta una profundidad de unos 45 centímetros, además se está picando el zuncho perimentral que corona los muros y se está procediendo a levantar la piedra artificial que forma el remate superior, para susituirlos por sillares de piedra similar a la original.

Aspecto que presentan las obras actualmente.
Aspecto que presentan las obras actualmente. / R. I.

También se incluye la reconstrucción de la terraza-mirador, en cuyo caso, para mantener el aspecto actual de la solería se ha optado por una solución que lleva las pendientes por debajo del pavimento mediante una losa armada, lámina impermeabilizante, lámina geotextil y capa de arena sobre la que se apoya la solería. También se incluye la recogida del agua con una nueva red de saneamiento.

En cuanto a la rehabilitación de las partes dañadas se está procediendo a picar la superficie hasta eliminar el revoco deteriorado y posteriormente se aplicará mortero a base de cal y terminación de coloreado en masa y acabado fratasado similar al existente.

Además, los trabajos incluyen la impermeabilización de las jardineras anexas, algo importante, al haber zonas ajardinadas en contacto con los paramentos verticales que carecen de impermeabilización y el agua se embalsa y se filtra, lo que favorece la aparición de humedad en el muro por capilaridad. Además, se restaurarán las barandillas de acero de la cubierta y la iluminación de la terraza del baluarte.