El Ayuntamiento prevé gastar casi 200.000 euros en mantenimiento de centros educativos y culturales

El Ayuntamiento prevé gastar casi 200.000 euros en mantenimiento de centros educativos y culturales

El contrato de estos servicios, que hasta ahora ejecutaban en su mayor parte trabajadores municipales, tendrá una duración de un año

JULIO VALDIVIAROQUETAS DE MAR

El Ayuntamiento de Roquetas de Mar ha sacado estos días a licitación el contrato del servicio de mantenimiento, reparación y conservación de distintas dependencias municipales y centros educativos cuyo mantenimiento depende de la Concejalía de Educación, Cultura y Juventud.

El contrato, que supone externalizar estas labores a partir de ahora, prevé un gasto cercano a 200.000 euros divididos en tres lotes diferentes. Concretamente, un primer lote corresponde a los colegios Arco Iris, Blas Infante, Francisco Saiz Sanz, Francisco Villaespesa, Las Salinas, Torrequebrada, Trinidad Martínez, Posidonia y Virgilio Valdivia, y tiene un presupuesto base de 87.773 euros con IVA incluido durante su duración de un año.

La misma cuantía se ha previsto para un segundo lote, que comprendería los colegios Juan de Orea, La Molina, La Romanilla, Las Lomas, Llanos de Marín, Poniente-Solanillo, Virgen del Rosario y Gabriel Cara.

Edificios municipales

Por último, un tercer lote correspondería a edificios municipales destinados a servicios culturales y para el mismo se ha previsto un presupuesto base de licitación de 58.515 euros. En este caso, en el contrato se incluiría el Teatro Auditorio, la Escuela Municipal de Música, el Castillo de Santa Ana, Biblioteca de Roquetas, Biblioteca de Aguadulce, Biblioteca del Parque de Los Bajos y dependencias del área de Cultura.

El pliego del contrato, al que ha tenido acceso IDEAL, define estas labores de mantenimiento, reparación y conservación como el «conjunto de trabajos de conservación preventiva y correctiva para mantener en cada edificio y sus dependencias, infraestructuras y bienes naturales en condiciones de uso durante su periodo de vida útil, previniendo los posibles riesgos que puedan comprometer su seguridad y protegiendo su entorno de posibles agresiones».

Así, los elementos a mantener incluyen fachadas y particiones, carpinterías exteriores e interiores, revestimientos y trasdosados, vidrios y protecciones, fontanería y saneamientos, etcétera.

Las empresas interesadas deberán tener en cuenta que el contrato incluye todas las operaciones de mantenimiento correctivo que haya que realizar como consecuencia de avisos por avería o rotura, y comprenderán todas las intervenciones precisas para la vuelta al idóneo funcionamiento previsto. Por ello, «el contratista estará obligado a la restitución a su estado original de todos los elementos afectados directa o indirectamente, tanto por la avería en sí misma como los daños que hayan podido ocasionarse en los trabajos de reparación».

Materiales

Eso sí, el objeto del contrato únicamente incluye los trabajos, que hasta ahora eran asumidos en gran parte por trabajadores del Ayuntamiento, pero el suministro de los trabajos necesarios para la correcta realización de los mismos seguirá corriendo por cuenta del Consistorio.

En cuanto a los tiempos, la empresa que resulte adjudicataria deberá atender las reparaciones las 24 horas del día en caso de urgencia, y en aquellos en los que exista un «riesgo serio e inminente» para la seguridad de las personas o las instalaciones, deberán poder adoptarse medidas para eliminar el riesgo en un plazo no superior a una hora. En cuanto a los servicios ordinarios se deberán iniciar en un plazo máximo de tres días.

El contrato no especifica mucho los medios humanos y técnicos a utilizar, ya que lógicamente dependerán de cada trabajo a realizar, pero sí establece que un servicio base deberá contar con un oficial de primera y un peón especialista «por considerarse la dotación imprescindible para la correcta ejecución de un servicio concreto». Eso sí, se deja claro que la empresa no podrá alegar como causa de un retraso o imperfección la insuficiencia de recursos humanos y exige que todos los trabajadores deberán contar con una «experiencia mínima en el sector» que debe acreditarse mediante informes técnicos y currículo.

Los trabajos a realizar deberán contar con la correspondiente garantía fijada en la Ley de Contratos del Sector Público y concretamente de un año con carácter general, además, el adjudicatario se hará cargo de sus responsabilidades y deberá tener una póliza de responsabilidad civil por un importe mínimo de 600.000 euros.