Una avería eléctrica detuvo la desaladora del Poniente durante el día de ayer

Imagen de la planta desaladora del Campo de Dalías, en Balerma. / R. I.
Imagen de la planta desaladora del Campo de Dalías, en Balerma. / R. I.

Operarios de la planta trabajaron ayer para reparar los daños y reactivar las máquinas, algo que estaba previsto que se hiciera anoche

Julio Valdivia
JULIO VALDIVIARoquetas de Mar

Una avería en el sistema eléctrico obligó a la detención de la actividad de la desaladora del Campo de Dalías ayer viernes durante toda la jornada. El incidente, del que no hubo ningún anuncio oficial sobre lo ocurrido, estaba previsto que se solucionara a lo largo de la tarde-noche de ayer.

La pista sobre el problema la daba a través de las redes sociales el concejal de Desarrollo Urbano de Roquetas, recientemente elegido presidente del Consorcio del Ciclo Integral del Agua del Poniente, Francisco Gutiérrez, quien se refirió a la detención de las máquinas de la desaladora por la avería como una «parada no programada» y agradeció el auxilio prestado por el Ayuntamiento de Almería para garantizar que el suministro de agua de Roquetas de Mar no se viera afectado. Según los datos facilitados a IDEAL desde el Consistorio roquetero se han pedido a la capital 16.000 metros cúbicos de agua para poder cubrir la demanda hasta la resolución del problema, teniendo en cuenta que las necesidades aumentan en estos días de fiestas.

El alcalde de Vícar, Antonio Bonilla por su parte, aseguró a este diario que la información transmitida por parte de los responsables de la planta es que se estaba trabajando en la reparación de los daños y se esperaba que estuviera resuelta ayer mismo. Bonilla sí quiso dejar claro que en el caso de su municipio el parón no ha afectado al consumo de agua desalada de los habitantes vicarios, ya que los depósitos con que cuenta el municipio se encontraban llenos cuando se produjo el incidente. En cualquier caso, el primer edil recordó que para este tipo de situaciones está prevista la activación de los pozos de los acuíferos, que han venido abasteciendo a todo el Poniente, y de hecho lo siguen haciendo en mayor o menor medida en la actualidad.

En Roquetas de Mar ha que recordar que según múltiples declaraciones del equipo de Gobierno, en estos momentos alrededor del 86 por ciento del agua que se consume en la mayor parte del municipio proviene ya del agua desalada de la planta de Balerma. Un porcentaje que alcanzará la práctica totalidad de la misma en los próximos años, tras un reciente acuerdo alcanzado con Acuamed para aumentar aún más la cuota de agua desalada para el suministro de Roquetas de Mar, como ya informó IDEAL.

Desde la Subdelegación del Gobierno en Almería no se ofreció información sobre lo ocurrido en esta planta que depende de la entidad estatal Acuamed.