«El apoyo de Playa Senator nos hace trabajar con seguridad y pensando en el futuro»

El Aquarium ha sufrido los efectos de la pandemia, pero ha tenido un verano muy bueno y mira el futuro con optimismo

JULIO VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

El Aquarium de Roquetas de Mar, recientemente renombrado como Aquarium Costa de Almería, se encuentra en un buen momento, lejos de los tiempos en los que se temió por su cierre. Pese a que la crisis de la covid-19 les ha azotado gravemente como a todas las empresas del sector turístico, la integración del centro dentro del grupo de Playa Senator les ha dado tranquilidad y confianza en el futuro. Lo cuenta para IDEAL su director, Enrique Fernández.

- ¿Cómo ha sido este año 2021?

- Mejor de lo esperado. Han sido dos años muy difíciles. El 2020 para olvidarlo y a partir de junio de 2021 las cosas han cambiado afortunadamente a mejor. Hemos recuperado, con mucho esfuerzo, los números de 2019, que fue el mejor año desde la apertura. Ya estamos desafortunadamente acostumbrados a malas rachas, y en este tiempo de pandemia hemos podido capear el temporal.

- ¿Mantienen todavía personal en ERTE?

-No, afortunadamente estamos ya trabajando sin nadie en ERTE e incluso hemos aumentado un puesto de trabajo.

- Este año además, han recibido una ayuda del Ayuntamiento, que se volverá a recibir el próximo. ¿Qué han hecho con ella?

- Me reuní en su día con el alcalde, Gabriel Amat, poniéndole de manifiesto la crítica situación que teníamos y que necesitábamos ayuda para revertir la crisis por la que estábamos pasando, no solo nosotros, sino el conjunto del sector turístico. Se nos instó a pedir una subvención, que nos fue concedida y con la que nos hemos podido promocionar en los hoteles, vendiendo entradas y ofreciendo la posibilidad de paquetes vacacionales con visita incluida al Aquarium como elemento diferenciador, y también hicimos una promoción en los colegios entregando 20 entradas a cada centro educativo para que nos visitaran gratuitamente y conocieran de primera mano nuestra oferta educativa.

-¿Este verano notaron como en el resto del sector la llegada de visitantes nacionales?

-Sí, este pasado verano más del 95% ha sido turismo nacional. Fue nuestra apuesta en el esfuerzo de promoción que hicimos junto a los hoteles. Es un turismo familiar y que viene dispuesto a gastar su dinero, máxime después del largo confinamiento. Como anécdota, comentar que muchos de los visitantes venían con niños muy pequeños de 4 a 6 años, que habían estado encerrados en sus casas durante más de un año, por lo que era la primera vez en su vida que veían y eran conscientes de los placeres visuales y sensitivos de un aquarium, quedándose fascinados, y los padres muy satisfechos.

- ¿Y los internacionales?

-Muy escasos se empezaron a venir a finales de septiembre pero muy tímidamente.

-¿En un año normal qué porcentaje suponen cada uno?

- Lo habitual antes de la pandemia es que alrededor de un 60 por ciento fuera nacional y un 40 por ciento extranjero.

Mayor gasto de visitantes

- Parece que este año los visitantes nacionales, además de haber venido en un número mucho mayor de lo habitual, también han gastado más ¿lo han notado también?

- Sí, el gasto ha sido mayor por visitante. Este verano se veía más alegría a la hora de gastar, han sido muchos meses de ahorro forzoso y se ha salido a disfrutar, sobre todo a no decirle que 'no' a los niños.

-En los últimos meses hemos visto un espectacular incremento de la factura de la luz. En su caso, siempre se ha dicho que el gasto en luz es uno de sus gastos más importantes. ¿Les ha afectado?

- El consumo de luz es uno de los gastos más importantes del Aquarium. Afortunadamente nuestro contrato ha permitido un mantenimiento del precio del kw, pero nos preocupa muy especialmente a partir de este mes de diciembre, que tenemos que renovar y los precios están imposibles.

-¿Aparte de las condiciones del contrato han tomado alguna medida más de ahorro?

- Desde hace ya unos años estamos trabajando en este tema, hemos apostado por equipos de refrigeración de última generación mucho más eficientes. Hemos cambiado todas las luminarias de público a Led y estamos trabajando en la iluminación de los tanques, esto es más complejo, pues tiene que reunir una serie de parámetros especiales que no se encuentran en el mercado convencional, con luminarias de hasta 20.000 lúmenes, las convencionales están entre los 3.000 y 6.000. Además, se está explorando la posibilidad de instalar energía fotovoltaica, que supondría un gran ahorro, entorno al 40%. Esperamos poder hacerla a medio plazo.

-Desde hace unos años están plenamente integrados en el grupo Playa Senator tras un tiempo de incertidumbre en el que se habló mucho del cierre de la instalación. ¿Ha mejorado la situación tras la llegada del grupo hotelero?

-Esos tiempos afortunadamente se han dejado atrás. La situación actual del Aquarium es buena, eso no quiere decir que estemos 'sobrados' pero la infraestructura de una gran empresa como Hoteles Playa nos hace trabajar con mucha seguridad y pensar en el futuro.

-¿Cree que habrían sobrevivido de no haberse integrado en esta importante empresa?

- Es complicado de decir, entiendo que se hubiera buscado alguna solución. El Aquarium es realmente una concesión administrativa y se tendría que haberse devuelto al Ayuntamiento, que habría decidido sobre su futuro. Pero la solución de Hoteles Playa ha sido muy buena y tenemos que estar todos los almerienses agradecidos al gran esfuerzo que José María Rossell hizo y está haciendo por mantener una infraestructura como la del Aquarium, sabiendo que estas instalaciones no producen beneficio económico, aunque sí un gran beneficio social.

-En su día estuvieron planificando con el Ayuntamiento la instalación del Aula del Mar en un espacio que tiene el Aquarium libre sin acondicionar. Finalmente el proyecto no prosperó pero ¿tienen nuevos planes para aprovechar ese espacio o siguen congelados?

- Bueno, el proyecto sí prosperó, solo que la ubicación no fue la que propusimos, ya que el Ayuntamiento entendió que el Aula del Mar estaría mejor en otra zona, pero se hizo y Roquetas se benefició de ese proyecto, que es lo importante. En cuanto a ese espacio, tenemos nuevos proyectos que queremos materializar a corto-medio plazo. Esos 500 metros cuadrados que tenemos en la parte superior pueden dar para mucho. Es un espacio más de exposición, para aulas educativas e incluso un espacio para celebraciones.

- ¿Qué le pediría al nuevo año y a la sociedad almeriense?

- Tanto mantener el Aquarium como seguir mejorándolo con proyectos como el que he comentado no solo depende de las administraciones, necesitamos de la ayuda de todos los almerienses. Hay que apoyar con las visitas este proyecto. Tenemos que promocionar ante nuestros amigos y familiares que el Aquarium es una visita obligada. Tenemos que ser conscientes de que el Aquarium no es un negocio, ningún acuario lo es. Es un atractivo turístico muy singular y único, son muy pocos los que existen en España y tenemos la suerte de contar con uno en nuestra provincia. También es un recurso cultural y educativo importantísimo, sobre todo para los escolares, además de las posibilidades que ofrece en investigación y conservación. Creo que debemos estar muy orgullosos de nuestro Aquarium Costa de Almería.

- ¿Además de la entrada, los 'amigos' del Aquarium pueden apoyar con la compra de abonos anuales. ¿Cómo está siendo la aceptación?

- Está siendo buena. Hemos hecho un esfuerzo para que a los almerienses les cueste muy poco visitarnos creando el pase anual, que por 30 euros los adultos y por 20 los niños, dan la posibilidad de visitar el Aquarium durante todo un año desde su compra, y por si fuera poco, durante todo ese año tendrán también un descuento del 50% en las entradas al Oasys Minihollywood.