Amat responde al PSOE que el puente del Cañuelo no correspondía al municipio

Los socialistas criticaron al PP por querer «vender electoralmente» el puente del Cañuelo, al que siempre se opuso el equipo de Gobierno

J. VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

El alcalde de Roquetas de Mar lamentó este pasado viernes que «el portavoz del PSOE de Roquetas busque llamar la atención cuando no tiene nada que decir; el señor García pierde todos los caminos que se toman para que Roquetas no pague algo que no le corresponde».

Amat salió así al paso de las críticas del PSOE, que tras la visita del presidente de la Diputación a la zona en la que se construirá el puente del Cañuelo, le recordó las constantes negativas del PP a hacer ese puente. «La Junta de Andalucía tenía la responsabilidad de construir este puente cuando no se conocía quién era el titular de esta carretera. Así lo ha dicho el alcalde siempre. Y se lo explico claro al portavoz socialista: fue la Diputación gobernada por el PSOE la que no cumplió con sus obligaciones de aceptación de las carreteras del IRYDA y por ello se dejó muerta la carretera y no se sabía de quién era», dijo.

Por el contrario, ha recordado, «Gabriel Amat, como presidente de la Diputación, y su equipo de Gobierno, clarificaron de quién y a quién le corresponde esa carretera. Tras el silencio administrativo de la Junta de Andalucía, la ha asumido la Diputación, quien ha cedido estas carreteras provenientes del IRYDA a los ayuntamientos que han querido», señaló.

El alcalde matizó que «el puente y la rotonda para la salida de este puente es una obra de sistema general, que lo va a pagar la Diputación por pura dejadez del PSOE en la Junta, que no dijo nada, y esa es la razón por la que la Diputación, por pura responsabilidad con los ciudadanos, la tuvo que aceptar».

«El Ayuntamiento de Roquetas de Mar dice hoy lo mismo que antes. Ese puente no le correspondía al Ayuntamiento y son tres millones que los paga la administración que le corresponde como sistema general», dijo Gabriel Amat tras acusar a Manolo García de «no decir la verdad».