Amat pide disculpas por las molestias que ocasionó la huelga de basuras

Amat pide disculpas por las molestias que ocasionó la huelga de basuras

El alcalde arremetió contra los partidos de la oposición y agradeció la colaboración de la empresa Urbaser y los representantes de los trabajadores para alcanzar un acuerdo

J. VALDIVIA ROQUETAS DE MAR

Tras varios días de intensas negociaciones mientras la acumulación de basuras no dejaba de aumentar en las calles del municipio, trabajadores y empresa concesionaria cerraban pasada ya la medianoche de ayer jueves, el acuerdo que permitía desconvocar la huelga de basuras, que como ha venido informando IDEAL, se inició el pasado fin de semana.

Este viernes comparecía el alcalde, Gabriel Amat, en rueda de prensa para dar cuenta de estos días de negociaciones, en los que el Consistorio ha mediado entre ambas partes para desbloquear el conflicto. Amat quiso pedir disculpas «por estos días de molestia y trastornos» y aseguró que tanto él mismo, como los concejales de Recursos Humanos y Nuevas Tecnologías, José Juan Rodríguez y Francisco Gutiérrez respectivamente, han estado casi una semana con reuniones «sin tener que estar todos los días lanzándolo a los medios de comunicación, porque hemos estado cumpliendo con nuestra obligación aunque ese trataba de un problema entre empresa y trabajadores de Urbaser, un tema que hemos hecho nuestro por responsabilidad», dijo.

El primer edil agradeció a la empresa «su colaboración para terminar con este problema y al comité de huelga, comité de empresa y todos los trabajadores que han querido que se arregle lo antes posible».

El alcalde detalló que tras la desconvocatoria de huelga, «salieron la misma noche inmediatamente 12 camiones, barredoras, cubas, y 65 personas limpiando, a los que hoy se han unido los trabajadores del servicio de mañana y 12 camiones». «Se han recogido por ahora 200 toneladas de basura y estamos también en conversaciones con la planta para coordinarnos y que puedan asumir todo lo que está llegando, porque la estamos colapsando», añadió para anunciar a continuación que la previsión es que en la noche de ayer viernes ya estuviera la ciudad «en perfectas condiciones».

Amat ha agradeció así la colaboración de todos, aunque lamentó que «algunos partidos y personas utilicen algo en lo que todos debemos estar intentando ayudar». En este sentido, consideró que «si esas personas no sabían lo que estaba pasando, a mí no me han preguntado, porque habría respondido y contado todo lo que estaba haciendo el equipo de Gobierno y el alcalde a la cabeza, dada nuestra obligación de velar por la estabilidad, seguridad y sanidad de Roquetas».

«Desde el Ayuntamiento hemos cumplido con nuestra obligación y no solamente desde el primer día de la huelga sino antes, ya que llevábamos un mes intentando que no se celebrara, tanto los trabajadores y la empresas tenían sus razones y el Ayuntamiento estaba en medio, ya que, repito, se convierte en nuestra obligación en el momento en el que se pretende dañar la imagen de nuestro municipio y eso no lo vamos a permitir por nada del mundo».

Por su parte, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF Almería, se mostró ayer satisfecha con el resultado final de la negociación del convenio colectivo de la empresa concesionaria del servicio de limpieza y recogida de basuras Urbaser Roquetas de Mar.

Según explicaron desde CSIF, «se han conseguido los objetivos marcados desde el origen del conflicto laboral que pasaban por respetar el acuerdo que se firmó en agosto de 2017». El fin principal era el de mantener las jornadas, los servicios y el mantenimiento de la plantilla, la recuperación del poder adquisitivo perdido en el último convenio, así como la implementación del IPC a partir de 2020. Por su parte, la única cesión que han realizado los trabajadores ha sido la de unos días de descanso, asegura el sindicato.

Tras días de huelga y duras negociaciones y reivindicaciones, CSIF agradeció la «postura neutral y la buena disposición» del alcalde de Roquetas de Mar, Gabriel Amat, cuya labor de mediación «ha sido clave en todo este conflicto laboral, siendo la llave del acuerdo firmado entre la empresa y la plantilla».

CSIF dijo confiar en que las relaciones con la empresa «se normalicen y no se continúen en los términos de la judicialización actual» y advirtió que estarán «vigilantes» para que «se respete punto por punto todo lo recogido en el nuevo convenio colectivo y en el sentido interpretativo en el que se ha fijado el acuerdo».