Un agente de la Guardia Civil. / archivo

Agrede a manotazos y mordiscos a ocho agentes en Roquetas de Mar y acaba detenido

El acusado pasa este viernes a disposición judicial acusado de delitos de resistencia, desobediencia grave y atentar contra la autoridad

DANIEL SERRANO Almería

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha denunciado públicamente la agresión que sufrieron el miércoles en Roquetas de Mar seis agentes de la Guardia Civil y dos de la Policía Local. «Un mismo sujeto propició a todos los agentes lesiones de diversa consideración para las que encesitaron atención médica. El ataque se desencadenó al intentar identificar al hombre, que previamente habría agredido sin motivo aparente a una madre y al hijo de ella en un parque», explicaron desde la AUGC.

En el relato de los hechos se indica que «la identificación no fue posible porque se negó a hablar con los integrantes de la Guardia Civil así como con los policías locales e intentó marcharse del lugar». «Al proceder a un cacheo preventivo por si portaba armas, el individuo comenzó a proferir empujones y manotazos a uno de los agentes. Fue necesaria la intervención del resto de compañeros para reducirlo y detenerlo en primera instancia por un delito de resistencia, desobediencia grave y por atentar contra la autoridad. Se emplearon varios minutos para controlar al hombre, que presentó una resistencia muy activa contra la actuación y arremetía con mucha fuerza, llegando incluso a morder a uno de los agentes», añadió la asociación.

«Cuando el agresor estaba agotado físicamente y engrilletado de manos y piernas se le pudo introducir en el vehículo policial para trasladarlo hasta las dependencias policiales. Sin embargo, su agresividad era continua y fue necesario que los servicios médicos le suministraran un relajante ante la imposibilidad de meterle en un calabozo del acuartelamiento», aputaron.

La AUGC avanzó que defenderá judicialmente a los compañeros agredidos y lamentó que «los ataques hacia las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado son frecuentes y además las penas que lleva aparejada este delito de atentado son leves, perdiendo así el principio de autoridad. En la provincia resulta raro cuando hay una semana sin que se haya producido alguna agresión».

El detenido pasa a disposición judicial este viernes en Roquetas de Mar acusado de delitos de resistencia, desobediencia grave y por atentar contra la autoridad.