Acaba la huelga de Urbaser tras un acuerdo alcanzado entre empresa y trabajadores

Acaba la huelga de Urbaser tras un acuerdo alcanzado entre empresa y trabajadores

Tras largos días de negociaciones y cinco días de huelga, ambas partes se pusieron de acuerdo la pasada medianoche

Julio Valdivia
JULIO VALDIVIARoquetas de Mar

Acabó la huelga en la empresa concesionaria del servicio de basuras y limpieza viaria, Urbaser. El Ayuntamiento de Roquetas de Mar informaba, la pasada medianoche, del cierre de un acuerdo entre empresa y trabajadores que daba por cerrado el conflicto.

El Consistorio anunciaba que anoche mismo se restablecería el servicio de recogida, por lo que es de esperar que se pueda recuperar la normalidad en las próximas horas, tras largas jornadas en las que se acumulaban las basuras en las calles de forma preocupante.

Ambas partes, junto con el Ayuntamiento, llevaban negociando en los últimos días, con largas reuniones como la celebrada ayer jueves por la mañana que se prolongó durante más de cuatro horas. De esa reunión salió una propuesta de acuerdo que tanto la empresa como los representantes de los trabajadores tenían que analizar y tomar una decisión, que al parecer han aceptado.

La acumulación de basuras y la suciedad en las calles estaba generando enormes críticas y quejas en la ciudadanía. Estos días se multiplicaban en redes sociales imágenes de suciedad, cuyos efectos negativos estaban dejándose notar ya en el sector turístico.

Como se recordará, los trabajadores venían reclamando la negociación de un nuevo convenio colectivo desde 2015. En 2017 tomaron la decisión de convocar una huelga y protestas ante la negativa de la empresa, propiedad de una multinacional china, de negociar un nuevo acuerdo. La huelga de hace dos años no llegó a producirse, ya que el Ayuntamiento y la empresa lograron convencer a la plantilla para que esperaran a que se adjudicara el nuevo contrato de basuras con el compromiso de sentarse a negociar. Sin embargo, más de un año después de la adjudicación del nuevo servicio a la misma empresa, seguía sin llegar el acuerdo y los trabajadores denunciaron una propuesta de reorganización del servicio que implicaba rebajas en sus nóminas, que llevan congeladas desde 2011.