Unas 7.000 personas disfrutaron de la doble cita del Pulpop Festival de este año

Actuación de Roosevelt, uno de los platos fuertes del festival. /EVA ZETA
Actuación de Roosevelt, uno de los platos fuertes del festival. / EVA ZETA

Roosevelt, Cala Vento y Rufus T. Firefly destacaron con sus actuaciones en esta doble cita veraniega en la Plaza de Toros de Roquetas de Mar

JULIO VALDIVIAROQUETAS DE MAR

El Pulpop Festival culminó este pasado fin de semana con éxito la decimoquinta edición de este festival veraniego de música independiente. Alrededor de 7.000 personas pasaron por la Plaza de Toros de Roquetas de Mar el sábado y el domingo atraídos por un cartel heterogéneo en el que han coincidido estilos dispares, en una doble cita gratuita que se ha convertido en uno de los grandes acontecimientos del verano roquetero.

Desde el singular blues de Guadalupe Plata, la psicodelia de Rufus T. Firefly, el pop bailable y enérgico de Nixon, el hedonismo de Roosevelt, la imponente tormenta eléctrica de Cala Vento y el pop nebuloso de Trepàt, el Pulpop Festival 2019 ha vuelto a ser un gran espectáculo.

Arrancaba el Pulpop Festival con el concurso de Bandas Andrés Reyes, bautizado así tras la reciente desaparición del joven músico, muy ligado al festival. Así, el sábado, pasadas las nueve y media, se subían al escenario Scoff, la banda de Utrera cumplía con creces la difícil función de abrir el festival con un repertorio que giraba en torno al indie alternativo con un dosificado sonido envolvente. Continuarían Doctor Lobo, brillantes triunfadores del concurso de jóvenes valores de la decimoquinta edición, gracias en parte a su magnífica puesta en escena, donde mostraron canciones de pop denso con mucha atmósfera y firmeza. Tocaría el turno a Naponia, los murcianos presentaban 'De Miedo y Fantasmas', producido por Carlos Hernández, mostraron con mucho brío su último trabajo colmado de pop enérgico, con mucha reverb y distorsión.

Alrededor de las 23.30 horas, comenzaba Trepàt, formación que se caracteriza por un sonido oscuro pero cargado de magnetismo, y que dejaron muy buenas sensaciones sobre el escenario para dar paso a una de las bandas que sin duda fueron los más destacados de la primera jornada, Cala Vento, el dúo conectó con el público por su imponente directo que fue realmente atronador, pura energía.

Tras la sesión aperitivo con Los Mejillones Tigre y Harakiri Beach, comenzaría la segunda jornada del Pulpop Festival, el sábado, con la actuación de Pájara Rey, ganadores del concurso de bandas de la edición 2018. La banda murciana se postula como una de las formaciones más destacables de la Región por su pop irreverente y el descaro que muestran en el escenario.

Con el albero casi lleno, llegaba el turno a 'Guadalupe Plata', el grupo más singular del festival por su disposición en el escenario y por el sonido tan personal, una de las bandas más originales de la última década en nuestro país.

Con gran reclamo se subían al escenario Nixon, los almerienses desplegaron un directo explosivo con canciones de pop bailable y estribillos pegadizos. Pasada la medianoche llegarían Rufus T Firefly, uno de los grupos que causaron gran expectación puesto que era la primera vez que actuaban en el Pulpop Festival. La banda liderada por Víctor Cabezuelo y Julia Martín-Maestro, ofrecieron uno de los grandes conciertos de la segunda jornada con un sonido profundamente sofisticado generando un ambiente realmente mágico en el recinto.

Como broche final Roosevelt, junto a Rufus T Firefly y Cala Vento, la propuesta más sobresaliente del festival. La banda encabezada por Marius Lauber , sencillamente ejecutó un concierto perfecto entre melodía y letras, con un sonido impecable.