Una abuela alerta a la Guardia Civil de la gravedad de su nieto de camino al hospital y logran salvarle la vida

El joven presentaba agarrotamiento y adormecimiento de las extremidades, así como dificultad para hablar, pérdida de visión y asimetría en la expresión de la cara

R. I. ALMERÍA

El aviso de una abuela a la Guardia Civil sobre el estado en el que se encontraba su nieto y la inmediatez de la intervención de los agentes han resultado fundamentales para salvar la vida al joven, de 21 años, que se dirigía en su vehículo desde La Mojonera al Hospital de Poniente pero estaba sufriendo agarrotamiento, adormecimiento de extremidades, pérdida de visión y dificultad de habla, entre otros síntomas.

Los hechos ocurrieron el pasado martes, 28 de octubre, cuando agentes de la Guardia Civil que prestaban servicios propios de prevención y seguridad ciudadana fueron requeridos por una mujer que les comunicó que viajaba de camino al centro hospitalario con su nieto pero que este se encontraba en estado muy grave.

Tras trasladarse al lugar indicado los agentes, comprobaron que el joven presentaba un estado de agarrotamiento y adormecimiento de las extremidades, por lo que decidieron avisar con urgencia a la central de emergencias médicas del 061. Durante la espera de la ambulancia, los efectivos de la Benemérita observaron que la víctima había comenzado a tener dificultad para hablar, así como pérdida de visión y asimetría en la expresión de la cara, lo que hizo que, debido al agravamiento de su estado de salud, lo subieran al vehículo oficial y lo trasladaran con la mayor urgencia posible al servicio de urgencias del propio Hospital de Poniente.

Según ha informado la Guardia Civil en una nota, el personal de Urgencias comunicó a los agentes que había sido su rápida actuación lo que, posiblemente, ha salvado la vida del auxiliado. Un hecho por el que familiares de la víctima han agradecido a los guardias civiles su rápida actuación, ya que al día siguiente pudo recibir el alta médica «y se encuentra en buenas condiciones físicas».