La Plaza de Toros de Roquetas de Mar, en Almería. / IDEAL

Los mejores del escalafón taurino se citan en Roquetas de Mar

Cinco de los diez toreros con más predicamento estarán en los tres festejos mayores de la Feria de Santa Ana que se celebrarán hasta el domingo

MIGUEL CÁRCELES Almería

La Feria de Santa Ana ya está aquí. El coso salinero abre sus puertas para una edición que está rodeada del brillo de quienes harán el paseíllo. Y es que la onomástica merecía el esfuerzo que ha realizado el área de Deportes y Tiempo Libre del Ayuntamiento de Roquetas de Mar. Hace tres días se cumplieron veinte años desde que Juan Serrano 'Finito de Córdoba' lidiara en la plaza a 'Flautista', de Torrestrella, y le cortara las dos orejas.

El veterano diestro cordobés forma parte de la tarde del recuerdo en un día para ver también a diestros de la tierra como Jesús Almería, que triunfó en el coso roquetero la tarde de la inauguración y que un año antes había tomado la alternativa en el municipio roquetero con otro destacado triunfo. A Francia tuvo que irse el tercero de la tarde, el también almeriense, José Cabrera, que trata de abrirse paso en una profesión tan complicada como la tauromaquia.

De este modo, la Feria de Santa Ana de 2022 tiene la importancia que la fecha merece con unos carteles del agrado de los aficionados que se darán cita en los tendidos del coso taurino roquetero en tres tardes a las que no faltarán los mejores del escalafón, una máxima llevada a cabo en la plaza de toros de Roquetas de Mar desde aquel día de su inauguración. Y no es fácil conseguirlo. La insistencia merece la pena porque estarán cinco de los diez mejores toreros, según el escalafón de la temporada, y de ellos Roquetas de Mar tendrá a los tres primeros.

Con los ecos de lo sucedido estos días en Pamplona todavía en el ambiente, no hay que olvidar que de allí sale reforzado el limeño Andrés Roca Rey, que logró dos puertas grandes, una en la corrida del centenario ante reses de Núñez del Cuvillo, y otra frente a toros de la misma ganadería que toreará en Roquetas de Mar, los de Victoriano del Río. Además, en la primera parte, aunque no salió triunfador, Morante de la Puebla se lució y lució arte y embrujo. Su oreja en el esportón va para el currículum de esta temporada en la que ha lidiado 83 reses en 42 festejos, con 35 orejas, 6 en plazas de primera, 15 en plazas de segunda y 14 en plazas de tercera. Será el que abra la tarde del día 24 de julio.

Pega fuerte Andrés Roca Rey, nombrado el 'Rey de Pamplona' y es que el diestro limeño es certero porque sale a triunfo por tarde y triunfo gordo. Sale a más de dos orejas por tarde, con 67 apéndices y 4 rabos en 30 tardes. De ellas, 18 las cortó en plazas de primera, lo que viene a dignificar su propuesta valiente, un torero diferente capaz de ofrecer dos imágenes en una misma tarde y las dos de enjudia taurina suficiente como para avalar el triunfo que se espera ver esta tarde.

Manzanares ocupa el tercer lugar del escalafón, con triunfos destacados como el que logró el día de la fiesta grande en Alicante. También sale a oreja por tarde, con 28 apéndices cortados en 21 festejos. Roquetas de Mar acogerá a un torero que sabe lo que es triunfar sobre su albero, con buen número de puertas grandes, la última en 2018. Estará en el segundo festejo, el día 23.

Viviendo una segunda etapa triunfal está un Daniel Luque que lleva 27 orejas en 21 corridas con ocho tardes en plaza de primera y apéndice por tarde. Cuando Curro Romero dijo que las orejas son despojos, el triunfo va por dentro de quien hace todo lo que está en su mano. Luque sabe lo que es triunfar con y sin orejas. En Sevilla firmó un triunfo apoteósico y en Madrid -las dos plazas más importantes del mundo taurino- lo hizo con solidez, aunque no tocara pelo. Verle torear es como apostar a caballo ganador. Luque hará el paseíllo la tarde del 24 de julio.

Juan Ortega luce un toreo de altos vuelos. Lo ha conseguido durante muchas de las tardes en las que ha toreado desde que tomara la alternativa en 2014. Su temple va más allá de las estadísticas. El año pasado fue especialmente interesante con 31 tardes y 28 orejas que no reflejan esa capacidad para embelesar a los toros, para templarlos y llevarlos pegados a la muleta, con la pulcritud de la distancia. Un lujo que estará en Roquetas de Mar el día 24 de julio.

Diego Ventura, que estará en la segunda de Feria, supone la presencia del mejor torero a caballo que hay en la actualidad. Asegura el triunfo con su doma, con una cuadra de un valor incalculable. Sus exhibiciones en el planeta taurino son constantes, acumulando puertas grandes por doquier como consecuencia de una cuadra de toreros caballos, con un 80% lusitados y el resto entre luso-árabes e hispano-árabes. Mañana será, sin duda, una ocasión para el disfrute.

Pero sin toros no hay toreros y el esfuerzo para hacer una feria diferente permitirá ver toros de diferentes comportamientos. El primer día una ganadería de procedencia Domecq, pero por la vía de Jandilla. Son toros con personalidad propia, diferentes de capa y al que gusta ver en las grandes ferias. Los de Victoriano del Río son ese tipo de toro que mantiene la predilección de las figuras, sin descuidar el criterio de los aficionados más exigentes, siendo la menos cómoda de que lidian las figuras.

Alcurrucén cerrará la Feria de Santa Ana. Hablar de esta ganadería es hacerlo de una de las divisas más importantes del campo bravo. La familia Lozano ha conseguido moldear a un tipo de toro a su imagen y semejanza, una casa ganadera que ha dedicado su vida entera a la tauromaquia primero con el traje de luces y luego como empresarios, apoderados y ganaderos, algo que está al alcance de muy pocos. Desde 1982 está formada con hembras y sementales de herederos de don Carlos Núñez. Morante ha cuajado dos tardes de recuerdos con toros de este hierro, en Pamplona y en Las Ventas, con una faena inmortal. Para no perdérselo.