Avanzan a buen ritmo las obras de la futura instalación deportiva de El Parador

Aspecto que presentan las obras de la nueva instalación deportiva. /
Aspecto que presentan las obras de la nueva instalación deportiva.

Ambas partes celebran los nuevos aires del Consorcio, que aumentó un tercio su plantilla y cuyo presidente se muestra dispuesto a dialogar

JULIO VALDIVIAROQUETAS DE MAR

Las obras de la nueva instalación deportiva de El Parador empiezan a tomar forma, tras el derribo del viejo campo de Los Eucaliptos, al que sustituirá un moderno campo de fútbol que como ya ocurrió con la instalación de Las Marinas, incluirá un edificio con vestuarios, salas polivalentes, aulas y otros usos.

Las obras se iniciaron a finales del año pasado y tienen un plazo de ejecución de 15 meses, por lo que es de esperar que esté terminado para la próxima primavera, tras hacerse una inversión de 2.202.196 euros, que es el importe por el que fue adjudicado a la empresa Trafisa Construcción y Medio Ambiente, que fue la empresa ganadora de un concurso al que se presentaron una docena de ofertas.

Tal y como consta en la memoria, el proyecto trata de dotar de homogeneidad, formal y constructiva, al conjunto de las instalaciones mediante la utilización de tres materiales: hormigón, vidrio y aluminio, tanto en el edificio como en los elementos de urbanización, estableciendo una estrecha relación entre el conjunto y los componentes que lo integran.

La idea de dotar al conjunto de una condición unitaria se formaliza en las fachadas del edificio con la incorporación de un revestimiento continuo de paneles de chapa de aluminio blanco, liso y perforado. Este revestimiento adquiere una fuerza expresiva singular gracias a la inclusión en su superficie de un grafismo diseñado para rememorar los árboles que dan nombre al lugar, Los Eucaliptos. Este diseño se consigue mediante distinto grado de perforaciones en el revestimiento de aluminio blanco, que actúa además como protección solar en las fachadas Sur y Oeste.

Esta 'piel' de metal permite además adaptar el paso de luz natural en mayor o menor medida, según la época del año y las necesidades, funcionando a modo de estor permanente. Así, además del campo, que dará por fin una instalación digna a los niños y jóvenes de una zona de Roquetas cuyo club deportivo ha dado grandes valores al fútbol almeriense, se ha previsto un nuevo edificio de dos plantas y 1.500 metros cuadrados, adaptado al desnivel del terreno, con fachada a la calle Los Eucaliptos, y al propio campo.

Dos espacios cierran el conjunto, en el extremo norte se sitúa la sala polivalente, independiente en su funcionamiento. En el extremo sur, se plantea un volumen que funciona de acceso e invita al acercamiento a las instalaciones deportivas. Previo a este espacio se plantea un espacio exterior que constituye la entrada mediante un elemento de transición desde la calle, a modo de antesala.

La futura instalación cuenta con seis vestuarios completos, más otros dos para árbitros, enfermería, varios almacenes y cuartos de instalaciones, aseos, cafetería y terraza, en su planta baja.

La primera planta por su parte contará con un salón de actos de 121 metros cuadrados, un aula de 33 metros cuadrados, oficinas y despachos, aseos, y la mencionada sala polivalente de 54 metros cuadrados. La zona de gradas exteriores estarán cubiertas y ocupa una superficie de 122 metros