Zoido se pasa al bando de Casado, que busca en Almería quedarse con los apoyos de Cospedal

El exministro Juan Ignacio Zoido acompaña al candidato Casado en un acto en Roquetas de Mar. /R.I.
El exministro Juan Ignacio Zoido acompaña al candidato Casado en un acto en Roquetas de Mar. / R.I.

El candidato madrileño a presidir el PP confía en que haya una integración, pero advierte de que se hará, en cualquier caso, tras el cónclave

MIGUEL CÁRCELESROQUETAS DE MAR

La pugna interna por hacerse con las riendas del Partido Popular ganó ayer enteros. Después de que un vídeo anónimo caldease el proceso interno -el vídeo mostraba a Soraya Sáenz de Santamaría, vencedora en votos en la primera fase de las primarias populares, junto a algunos de sus apoyos expresos, a los que vinculaba con un PP antiguo y que no aspiraba a la renovación- grandes pesos pesados que habían mostrado su apoyo expreso a Cospedal cambiaron ayer de bando para situarse del lado del candidato Pablo Casado. El viernes lo hizo la exministra de Agricultura, Isabel García Tejerina. Ayer, en Roquetas de Mar, el exministro de Interior Juan Ignacio Zoido. «Es una opción que tomo dentro de la libertad que tenemos dentro de nuestro partido, la de optar por Pablo Casado para la presidencia», decía sin ambages junto al candidato.

Zoido reconoció que el cambio de su postura, tras haber apoyado antes a Cospedal, se produce tras haber quedado eliminada ante el congreso de la próxima semana. «Hoy por hoy solo dos personas», adujo. Y se sumó a quienes ven en Santamaría una candidata muy poco del partido elogiando que Casado haya «sabido dar la cara, ser el portavoz del partido» en los peores momentos (cuando los escándalos de corrupción azotaban a Génova 13). «El PP necesita renovación, recuperar la ilusión, recuperar votantes y tener mucho partido», argumentó.

En Almería, Cospedal ganó con rotundidad (dobló el votos a Soraya Sáenz de Santamaría y cuadruplicó los apoyos a Casado). Pero una vez fuera del proceso, el madrileño aspira a poder hacerse con gran parte de los compromisarios elegidos de la corriente de apoyo a la manchega. Fuentes internas trasladan que el partido está abierto en canal entre quienes argumentan que debe liderarlo Sáenz de Santamaría por haber vencido en la primera fase de las primarias, la del apoyo militante, y quienes argumentan que el proceso a dos fases es tal que así, a dos fases, y que todo está aún por decidir. De hecho, indican las mismas fuentes, existiría cierto temor entre quienes explicitaron con vehemencia su apoyo a Cospedal a que, si gana Santamaría, haya purga. Y en ello, Casado puede ser su punto de amarre.

Ayer, el propio candidato se dirigió a varios centenares de militantes de Almería y la mayor parte de los compromisarios -electos o natos- del PP almeriense, que aporta una setentena aproximadamente, para remarcarles que, según él, todos los candidatos excluidos suman ya a su proyecto y que, por lo tanto, el suyo es un plan «de todos y contra nadie». «Me rodean otros alcaldes, presidentes y vicepresidentes de diputacion. Tenemos un buen equipo, y para mí Andalucía es esencial, no sólo por el número de electores sino también por la potencia del partido. Es un proyecto urgente», adujo Casado insistiendo en que, tras el congreso habrá integración. Pero no antes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos